Cartas al director

Carta abierta a la ministra Belarra

Martín González Carvajal

Miércoles 29 de junio de 2022

4 minutos

La ministra de Derechos Sociales y Agenda 2030, Ione Belarra, a su llegada a la Comisión de Derechos Sociales y Políticas Integrales de la Discapacidad, en el Congreso de los Diputados
Martín González Carvajal

Miércoles 29 de junio de 2022

4 minutos

Cartas al director (cintillo)

 

Sra. Dña. Ione Belarra, ministra de Derechos Sociales y Agenda 2030:

Permítame que justifique mis argumentos, algunos no coincidentes a su propuesta sobre la atención institucionalizada de los mayores:

En primer lugar, espero que conozca que muchos de nosotros hoy ya decidimos por nosotros mismos ingresar en un centro sociosanitario.

a) Por ejemplo, por liberar a nuestros hijos de responsabilidades no esperadas ni acordadas.

b) Porque muchos preferimos sentirnos acompañados, seguros y atendidos por profesionales las 24 horas del día. A nuestras edades, ya sabe usted, que pueden sobrevenirnos accidentes patológico no esperados.

c) También, y por qué no, buscando la seguridad y comodidad merecida después de la larga vida laboral que la mayoría hemos tenido.

d) Además, porque con ello podemos encontrar la actividad que necesitamos para seguir sintiéndonos vivos y útiles a los demás.

Esto es lo que están haciendo algunos mayores –y cada vez más– para gestionar su vejez. Ayúdelos y seguro que lo harán cumpliendo todos los requisitos que marquen y abaratando los costes, además.

Dicho esto, y antes de abordar su propuesta para los nuevos centros, ¿no le parece más urgente e importante argumentar y presupuestar soluciones a lo vivido con la pandemia, cuyas víctimas hemos sido los mayores, casi todos obligados circunstancialmente a residir en edificios inadecuados y posiblemente con gestiones deficientes?

A renglón seguido, hablamos de los nuevos centros (y parece ser que solo para asistidos). ¿Quién los va a construir? Si es el Estado, adelante y cuantos más mejor. Harán falta muchos para dar solución a las posibles patologías que recaigan en tantos mayores gracias a la esperanza de vida y que sean en las mejores condiciones para el bienestar de estos, pero adelántenos el coste de ello si lo conoce.

Si intervienen, como está sucediendo, el capital privado, ¿ha pensado usted el coste que este tipo de centros con sus estructuras puede costar, no al inversor, sino al usuario? En este caso, piénselo también y seguro que saca otras conclusiones.

Por si no lo sabe, el mayor institucionalizado, dependiente o no, solo necesita una total y cómoda accesibilidad en todos los espacios que habite, amplias dependencias sean compartidas o no, extensas zonas ajardinadas y, sobre todo, un personal que le atienda especialmente formado, particularmente motivado y lógicamente retribuido. Incluyendo de una vez por todas la adecuada, necesaria, merecida e imprescindible implicación perfectamente presupuestada del sistema nacional o comunitario de salud (Atención Primaria).

Por favor, empiece también por esto, puesto que es el más importante y principal de nuestros derechos, el cuidado de nuestra salud, y luego seguimos con el número de camas, lugar de ubicación etc., porque todo lo propuesto tiene más inconvenientes sociales que ventajas. 

Sí le aplaudo el que le preocupe la sujeción de algunos mayores en estos centros, en los privados y en los públicos, pero créame si le digo que ningún director, ni ningún profesional trabajador de estos centros, lo comparte y trabaja por evitar estas medidas físicas o farmacológicas para con sus usuarios. Como también le digo que por mucha tinta que lea y muchas palabras que escuche sobre ello, hay casos donde la sujeción física legalmente autorizada puede ser la única, la más compartida y la más acertada medida de prevención para accidentes no deseados. Compruébelo 'in situ' y piénselo.

También incluye en su propuesta la ayuda a domicilio, que el mayor no se aleje de su medio. Qué gran idea y cuánto se está trabajando en ello, pero tal vez usted conozca mejor que yo por qué se hace. ¿Es por el bienestar del mayor? ¿O es porque esta solución tiene un coste menor para el Estado? Si es por el bienestar del mayor estupendo, pero hemos pensado qué mayor será el que reciba esta ayuda y por qué ¿Por su edad, por su soledad, por su dependencia, por las condiciones de la estancia donde vive...? ¿Tenemos hecha una correcta y transparente clasificación de todas las necesidades y posibilidades del mayor? ¿Quién le atenderá? ¿Un profesional? ¿Y con qué formación? ¿Cuánto tiempo estará con él en horas y días? ¿Y el resto del tiempo?

Sra. ministra, no pretendo decirle que no, solo trasmitirle respetuosamente que lo piense detenidamente, que adquiera experiencias en el sitio que decida y seguro que además de mejorar sus propuestas, decidirá compartirlas con quienes conozcan bien la dinámica de estos centros y las necesidades reales de los mayores, las del medio urbano y las del medio rural, que para nada son iguales.


Si eres lector o lectora de 65YMÁS y quieres denunciar cualquier situación de la que hayas sido testigo, dar tu opinión sobre cualquier tema de actualidad o sobre cualquier circunstancia que te afecte, puedes enviarnos una carta a nuestro diario. Es muy sencillo. Sólo tienes que entrar en CARTAS AL DIRECTOR o rellenar este formulario:

Carta director

Sobre el autor:

Martín González Carvajal