Cartas al director

Todos de cabeza con las listas de espera

José María Gómez Claro

Viernes 25 de noviembre de 2022

3 minutos

Colas de una hora de pie en el primer día de vacunación de los mayores de 80 años en Madrid
José María Gómez Claro

Viernes 25 de noviembre de 2022

3 minutos

Cartas al director (cintillo)

 

Andamos todos de cabeza con las listas de espera porque comprobamos que a pesar de salir del pico de la pandemia siguen siendo un problema serio en la sanidad asturiana como el paro estructural crónico. Ya sé que en el resto del país están iguales o peor, pero eso no sirve de consuelo salvo para constatar que la salud es un derecho en peligro por todo el Estado español.

Mi impresión es que la descentralización no dio buen resultado para obtener unas prestaciones eficientes a la ciudadanía al menos en este capítulo. Habrá quien diga que con una competencia central no estaríamos mejor, pues entonces significa que estamos ante un fallido estado social en una democracia moderna.

Es cierto que tenemos una población envejecida que necesita más atención médica de la habitual, pero eso es algo con lo que tenían que contar los responsables políticos y gestores públicos a la hora de asignar recursos y personal para dar respuesta a una pirámide de edad que está definida desde hace tiempo.

Mi opinión es que al margen del descontrol actual destapado por la pandemia, esto viene de lejos. Y son responsables todos los gobiernos de turno de este país por no tomarse en serio el Estado de Bienestar, que significa ni más ni menos que dotar de presupuesto y gestión eficiente a pilares fundamentales de lo público como la enseñanza, la sanidad, la dependencia y las residencias o la vivienda  con un mercado disparado de alquileres. Han preferido ir parcheando los recortes con privatizaciones encubiertas a través de servicios externalizados: en clínicas privadas para pruebas médicas, colegios concertados para no ampliar plazas en la pública o permitir que los fondos de inversión se hagan con residencias privadas, mientras los beneficios empresariales han crecido inversamente proporcional a los salarios, en todo.

Nos han inyectado poco a poco el discursito de que “te lo van hacer en tal sitio que así no tienes que esperar” y nosotros encantados, sin darnos cuenta que todo ello va en detrimento de las prestaciones públicas hasta hacerlas ineficaces. Está el ejemplo del desembarco de la medicina privada a través de los seguros médicos, que nos ofrecen día tras día en los medios como el mejor de los mundos.

Es obligado que el consejero de turno y el propio Sr. Barbón respondan a las quejas por el escándalo de las listas de espera, pero su remedio es poner una tirita en un sistema sanitario público que requiere una intervención con anestesia. Asturias está a la cabeza en inversión sanitaria por habitante y en número de camas hospitalarias si la comparamos con otras comunidades, pero eso no soluciona el atasco. El modelo está caduco y necesita rediseñarse porque con los presupuestos actuales debería funcionar mejor. Una vez detectados los “cuellos de botella” sería el momento de aportar más recursos para mejorar las prestaciones, porque inyectar fondos ahora en un sistema obsoleto es un despilfarro. Lamentable conclusión.

José María Gómez Claro es secretario general de Pensionistas de CCOO de Asturias


Si eres lector o lectora de 65YMÁS y quieres denunciar cualquier situación de la que hayas sido testigo, dar tu opinión sobre cualquier tema de actualidad o sobre cualquier circunstancia que te afecte, puedes enviarnos una carta a nuestro diario. Es muy sencillo. Sólo tienes que entrar en CARTAS AL DIRECTOR o rellenar este formulario:

Carta director

Sobre el autor:

José María Gómez Claro