Ana Bedia
Opinión

Microedadismos

El edadismo existe. Desgraciadamente muchos desconocen no solo este problema sino el significado en sí de la palabra. Y es que “edadismo” es un término que ni siquiera está recogido en el diccionario de la Real Academia Española (RAE).

Si uno acude a San Google, hallará respuestas. El edadismo es “una forma de discriminación poco conocida, pero que afecta a millones de personas en sus vidas cotidianas. El gerontólogo y psiquiatra Robert Butler acuñó el término en 1968 para referirse a la discriminación de las personas mayores, basada en prejuicios y estereotipos respecto a la edad”.

Resumiendo: el edadismo es la discriminación por edad, por el mero hecho de tener unos años. Ya es dura la desigualdad por cualquier motivo, pero cuando tu única culpa vital es la de atesorar experiencia, vivencias y sabiduría es más incomprensible aún si cabe.

El edadismo se encuentra presente en todas partes: política, medios de comunicación, ordenamiento jurídico, publicidad, sanidad… Los mayores no pueden presidir mesas electorales cuando llegan a los 70 años. Vamos, que le digan a Iñaki Gabilondo o a todos los profesionales en activo que ya han superado esa barrera impuesta por los políticos que no los ven capacitados para tachar casillas. Este es sólo un ejemplo de un absurdo que sufren los mayores a diario.

Pero a esta discriminación se le suman los microedadismos, esos pequeños actos que pasan desapercibidos e incluso se normalizan en el día a día y que son igualmente denunciables y reprochables.

Estar en la cola de un supermercado y que alguien empiece a resoplar, porque una persona mayor tarde unos minutos más en pagar o en recoger su compra que un joven con prisas criado en la cultura de la inmediatez… es microedadismo.

Comparar a los mayores con los niños… es microedadismo.

Las fotos que eligen los medios de comunicación para ilustrar sus noticias sobre mayores. Generalmente, personas sentadas en bancos… es microedadismo.

Llamar abuelos a los mayores sin tener ese rol familiar… es microedadismo.

Hablar en alto a los mayores sin que tengan ningún problema de audición… es microedadismo.

Dar por sentado que alguien mayor no va a saber mandar un mensaje de WhatsApp solo por su edad… es microedadismo.

Desgraciadamente los ejemplos son muchos. Sin darnos cuenta los cometemos a diario. La sociedad se mueve hoy en día a ritmos vertiginosos, parece que no se para a pensar en la manera en la que afectan a otros sus actos o palabras y practica poco la empatía, así que desde aquí pido que se reviertan estas palabras, que nos movamos un poco más despacio, pensemos y empaticemos…

No al edadismo. No a los microedadismos.

Sobre el autor:

Ana Bedia

Ana Bedia

Ana Bedia es la Directora de Redacción de 65YMás, fundado por Fernando Ónega en 2019. Labor que compagina con su cargo de CEO y cofundadora de Vinylradar, marketplace de discos de vinilos y web con contenidos relacionados con la música.

Licenciada en periodismo por la Universidad Pontificia de Salamanca, ha estado vinculada durante toda su trayectoria a la cobertura de breaking news de política, sociedad y economía y a la información de tecnología, ha sido redactora jefe y responsable de la web de Cambio 16, además de Jefa de actualidad en Terra Networks España y en el diario gratuito 20 minutos. También ha sido directora del primer diario gratuito rural de España, Infórmate Gratis, con una tirada media de 14.000 ejemplares diarios.

Entre sus colaboraciones periodísticas relacionadas con la tecnología destacan las publicadas en el suplemento ‘Los Domingos’ del diario ABC, la revista Wired y Terra.

… saber más sobre el autor