Ramón Sánchez-Ocaña
Opinión

Gimnasia para el cerebro

Ramón Sánchez-Ocaña
Gimnasia para el cerebro
Píldoras

 

Hay que desterrar la idea de que cuando vamos perdiendo facultades físicas también perdemos las mentales, porque no es verdad. 

Mucha gente cuida su cuerpo y hace deporte para mantenerse vital. ¿Pero qué hacemos para mantener ágil y en forma nuestro cerebro? Prácticamente nada. Y se puede. Se debe. ¿Qué gimnasia mental le proporcionamos para que él también esté en forma? Ninguna.

El cerebro tiene alrededor de 14.000 millones de neuronas individualizadas, pero formando parte de una prodigiosa red (ya se ha puesto el ejemplo para que tengamos una idea más clara: Si cada neurona fuera un grano de arroz, necesitaríamos 240 camiones de 10 toneladas para transportar nuestro cerebro).

Suele  creerse que los trastornos que acompañan al envejecimiento se deben a la disminución del número de neuronas. Y no es así. Es cierto que perdemos alrededor de 100.000 cada día, pero haciendo un pequeño cálculo comprobaríamos que entre los 30 y los 80 años habríamos perdido un total de mil millones y medio de neuronas.

¿Y qué es eso frente a los 14.000 millones que tenemos? La pérdida es, efectivamente mínima... O dicho de otra forma, el envejecimiento cerebral no puede ser debido solamente a la pérdida de ese porcentaje mínimo de neuronas, sino a otros factores.

¿Y cuáles son? ¿Qué es lo que realmente ocurre? Que si esas neuronas no se estimulan, si no se activan, se deterioran.

Es cierto que el ser humano se vuelve más débil con los años. Reacciona con más lentitud, necesita mayores estímulos, pero ese envejecimiento biológico y natural no debe afectar ni a la intensidad ni a la naturaleza del pensamiento.

Puede haber fallos, claro, pero en general tenemos la idea de que una vez que aparecen alteraciones meramente físicas, tienen que aparecer también alteraciones cerebrales. Y eso es radicalmente falso.

Se puede estar muy deteriorado físicamente y tener un cerebro en perfecto estado. Somos como una vela: con el uso, con el tiempo, la vela se va gastando, pero la llama (que sería nuestro cerebro) pertenezca a una vela nueva o a una vela muy gastada, sigue siendo la misma llama...

De lo que tenemos que convencernos es de que el cerebro es una batería que se desgasta si no se utiliza. Es como el músculo del deportista. Mientras lo ejercita, todo va bien. Si deja el entrenamiento, enseguida pierde la forma. Por eso debemos de convencernos de que  cuanto menos le pedimos al cerebro, menos nos da.

Todo es cuestión de ser conscientes de que el cerebro también necesita entrenamiento. Un entrenamiento intelectual que active las muchas neuronas que no intervienen en los procesos habituales. Y que son suplentes, como si fueran los componentes del banquillo en un partido de fútbol. Son la reserva de nuestra mente. Y con ejercicio mental podemos ponerlas a funcionar.

Eso es lo importante.

Hay que disponer de gimnasios para nuestro cerebro. Y así mantendremos la agilidad mental, la memoria, y la inquietud por lo que pasa en el entorno. Que eso es estar mentalmente joven.

Sobre el autor:

Ramón Sánchez-Ocaña

Ramón Sánchez-Ocaña

Ramón Sánchez-Ocaña (Oviedo, 1942) es miembro del Comité Editorial de 65Ymás. Estudió Filosofía y Letras y es licenciado en Ciencias de la Información. Fue jefe de las páginas de Sociedad y Cultura de El País, y profesor del máster de Periodismo que este periódico organiza con la Universidad Autónoma de Madrid. 

En 1971 ingresa en TVE. En una primera etapa se integra en los servicios informativos y presenta el programa 24 horas (1971-1972). Entre 1972 y 1975 continúa en informativos, presentando el Telediario. No obstante, su trayectoria periodística se inclina pronto hacia los espacios de divulgación científica y médica, primero en Horizontes (1977-1979)​ y desde 1979 en el famoso Más vale prevenir, el cual se mantiene ocho años en antena con una enorme aceptación del público.

Tras presentar en la cadena pública otros dos programas divulgativos, Diccionario de la Salud e Hijos del frío, fue fichado por Telecinco para colaborar primero en el espacio Las mañanas de Telecinco y posteriormente en Informativos Telecinco.

Es colaborador habitual de radio, periódicos y revistas, y autor de una veintena de libros, entre los que destacan Alimentación y nutrición, Francisco Grande Covián: la nutrición a su alcance, El cuerpo de tú a tú: guía del cuerpo humano, Guía de la alimentación y Enciclopedia de la nutrición

En 2019 entró en el Comité Editorial del diario digital 65Ymás, en el que colabora actualmente.

… saber más sobre el autor