Ramón Sánchez-Ocaña
Opinión

Varices: tomar conciencia

Ramón Sánchez-Ocaña
La aparición de varices es un síntoma de mala circulación (bigstock)

Cada vez a edades mas tempranas aparecen esas dilataciones venosas de las piernas que llamamos varices. Una de cada tres personas que se cruce por la calle tiene algún signo varicoso. Y especialmente, si es  mujer.

Los especialistas señalan que no todas las venas que se ven son varices, aunque sí la gran mayoría, sobre todo, las que aparecen en las piernas. Y ahí entra de lleno, además del problema circulatorio, el problema estético.

Cuando alguna válvula no cumple su función se produce una de esas dilataciones venosas. Quizá el problema estético -que al principio es uno de los que mas preocupa- sirva como llamada de atención, porque no se trata sólo de que la pierna se vea deformada por las venas engrosadas, sino que es un problema que puede ser importante. No se puede olvidar que la variz y la trombosis tienen una base genética común. Es decir, hay que tomárselo en serio.

Se suelen achacar las varices al sobrepeso o al estar demasiado tiempo en pie. Sin embargo, cuando se sabe que el 85 por 100 de las varices son hereditarias, se deduce que los otros factores tienen muy poca  influencia. De todos modos, el embarazo -que al aumentar la presión abdominal dificulta la circulación de retorno- el estatismo y la falta de ejercicio ayudan a que la predisposición hereditaria desarrolle las varices.

Todo aquello que pueda entorpecer la circulación de retorno, debe evitarse. Por ejemplo, ligas, fajas apretadas, o el simple cruce de las piernas por la presión que una ejerce sobre la otra.

Consejos

Cada dos horas debe descansar cinco o diez minutos. Sentarse en una silla, por ejemplo y poner los pies ligeramente en alto. En el embarazo, meter los pies en agua fría por la mañana y por la noche.

Es muy aconsejable el clásico ejercicio de la bicicleta. Tumbada en una cama o en el suelo, eleve las piernas e imite un pedaleo. Es cuestión de voluntad y no de tiempo. Todos podemos perder unos minutos para caminar en esa bicicleta imaginaria.

Evitar la postura estática durante mucho tiempo. El ama de casa favorece -al estar siempre en pie, con postura muy parecida- la aparición de las varices.

Y si esta embarazada, duerma de lado.

Escribe tu comentario aquí 0
0

No hay comentarios ¿Te animas?