Experiencia

Concha, una artista de 88 años que dibuja en el ordenador y arrasa en su cuenta de Instagram

Antonio Castillejo

Jueves 6 de junio de 2019

6 minutos

De su pantalla mágica salió la imagen de la nueva Mary Poppins que le encargó la compañía Disney

Concha García Zaera

A sus 88 años, Concha García Zaera (Valencia, 1930) ha conseguido tener más de 240.000 seguidores en su cuenta de Instagram, a la que sube los cuadros que hace con Paint, un programa básico, representando paisajes, animales y rincones urbanos. Concha ha llegado a impresionar al mismísimo gigante Disney, hasta el punto de que la multinacional norteamericana le encargó difundir en las redes su visión de la película El regreso de Mary Poppinsprotagonizada por Emily Blunt. Un trabajo, el de Concha conocida en Instagram como @conchagzaera, que para Disney España es “una obra de arte prácticamente perfecta en todo”.

"Yo iba a la Universidad Popular de Valencia para pintar al óleo, pero mi marido sufrió un ictus y tuve que dejar de acudir para quedarme en casa a cuidarle. Así que dejé la pintura porque, claro, el aguarrás olía y eso en una casa molesta mucho", explica Concha, antes de recordar como "a los 16 años entré a trabajar en Casa Escudero, un laboratorio de fotografía, y allí le conocí, mi marido trabajaba en el mismo sitio. Allí estuvimos 12 años. Después nos establecimos por nuestra cuenta, montamos otro laboratorio y lo hemos tenido toda la vida. Yo trabajaba en el laboratorio y criaba a mis cinco hijos con la ayuda de mi madre. Estuvimos trabajando allí hasta que mi marido se jubiló".

Los culpables de su popularidad

Fueron esos cinco hijos los culpables de la popularidad de su madre. "Mis hijos, para que me distrajera, me regalaron un ordenador, algo a lo que yo no me había acercado en mi vida. Al principio, sólo lo utilizaba para hacer las cuentas de casa, leer, escribir unas memorias... en fin, para distraerme. Pero un día, por casualidad, vi el programa Paint y me puse a hacer unas tonterías, una casita en el campo y cosas así. Pero con el ratón me salió muy mal, por eso al día siguiente empecé a retocarlo, unas nubecitas y cosas así, al día siguiente lo mismo y ya me enganché… y hasta hoy, porque poco a poco con la práctica se va mejorando".

Aquellos dibujos sólo los enseñaba a su familia. "Tengo cuatro nietos y cuatro nietas, empatados, y cinco hijos, cuatro chicas y un chico", que le insistía en que los subiera a las redes sociales, porque "decían que tenían mucho valor y que la gente lo hacía constantemente". Al final la familia se salió con la suya nos explica la octogenaria, "como yo no les hacía ni caso un día ellos lo publicaron". 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Este el puente que cruza el río de Valencia#dibujo #dibujoconpaint #paint #conchagzaera #conchadibujaconpaint

Una publicación compartida de Concha García Zaera (@conchagzaera) el

 

Concha es muy aficionada a la pintura desde siempre. "Desde muy pequeñita, es algo innato en mí. La pena es que no tengo imaginación, pero eso sí, veo una cosa que me gusta y la copio. Copiar lo que quieras, pero imaginación no tengo", una afirmación que seguramente no comparten muchos de sus miles de seguidores, con los que esta artista informática comparte también conversación y consejos. "Tengo muchos seguidores y me escriben. Todos los días me paso dos o tres horas contestándoles, a muchos ya los conozco por su nombre. La mayoría me dice que me pase a tal o cual programa que es mejor, pero no quiero. Yo dibujo con esto y para mí es un reto e intento sacar el máximo a la herramienta que tengo. Puedo pasar días y días con el mismo dibujo, porque no me gusta lo que hago y sigo hasta que me guste. Es un reto y al ver que con el material que tengo he sacado lo que he sacado me da una satisfacción tremenda". Y es que a pesar de que fueron sus nietas las que subieron el primer dibujo a Instagram, es ahora Concha la que está al frente. "Yo lo controlo todo. Pero mi nieta me ayuda con cosas como esta de las entrevistas porque a veces son de fuera de España y ella se hace cargo". 

Concha comenzó a ir a la Universidad Popular "porque me aburría en casa y pensé en apuntarme a cultura general y a pintura y así ya tenía toda la semana cubierta, pero cuando mi marido enfermó tuve que dejarlo y lo retomé después de que muriera. Pintura ya no hago, pero ahora voy a clase de valenciano". A ella no le cabe duda de que apuntarse fue un acierto, yo se lo recomiendo a todo el mundo. Allí encuentro, además de compañía, la posibilidad de recordar muchas cosas que no veía desde el colegio y ya había olvidado. Y cuando salimos de clase nos vamos a tomar un café o nos vamos de excursión. Es maravilloso".

El rostro de la nueva Mary Poppins

Ahora todo el mundo la conoce como Concha, la que dibujó a Mary Poppins, pero cuando desde Disney contactaron con ella por Internet, "proponiéndome que hiciera un dibujo", no se lo creyó. "Como a veces mandan cosas que no son ciertas, creí que era una tomadura de pelo. ¿Walt Disney escribirme a mí. A santo de qué?", confiesa. Fue una vez más su nieta quien la convenció. "Yo no contesté ni quería contestar, fue mi nieta la que me convenció, me dijo que les escribiera para ver qué decían y que si era una broma ya nos enteraríamos. Les escribí y me dijeron que ya me mandarían varios modelos para ver si era capaz de hacerlo, pero todos los que enviaron tenían mucha gente y eran muy complicados, por eso hice el de la cara de Mary Poppins, porque creía que ese sí podía conseguirlo. Lo intenté, lo mandé y me dijeron que era formidable".

Una vez comprobado que la propuesta no era una "tomadura de pelo", Concha se puso manos a la obra a pesar de que nunca antes había dibujado rostros. "Ahora tengo un compromiso que me ha mandado un político y quiere que le haga un retrato. Yo le digo que no y que no, pero me han puesto en un brete y estoy intentándolo, pero es que es muy difícil hacerlo con el ratón y el programa que utilizo es bastante modesto. No me veo capaz, la verdad". 

Pero con Mary Poppins sí fue capaz. "Una vez que te pones, lo más complicado son las sombras de la cara, porque no es lo mismo tener en la mano un pincel que un ratón. Es más sencillo con el pincel y no ir punto por punto en el ordenador. En paisajes y casas es mucho más sencillo". Sencillo o no, lo consiguió y estuvo trabajando en ello quince días, "porque como era muy delicado me costó más. Lo pintaba, lo borraba porque no me gustaba y lo volvía a pintar. Mis hijas dicen que soy muy perfeccionista. Yo, como no me manda nadie, lo hago así".

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Jilguero #dibujo #dibujoconpaint #paint #conchagzaera #conchadibujaconpaint

Una publicación compartida de Concha García Zaera (@conchagzaera) el

 

Y así hizo el dibujo de Mary Poppins, “un personaje que siempre me ha encantado” explica antes de aclarar que a ella le gustaba más la anterior, la primera con Julie Andrews. "La verdad es que a mi edad ya hay muchos gustos y muchas cosas que no concuerdan con las de la juventud. Mis gustos son distintos. Esta versión de la otra actriz (Emily Blunt) es también muy bonita, fui a verla con todos mis hijos, me invitó Disney y también me mandó muchos regalos como las botas, el bolso y los guantes de Mary Poppins, me enviaron muchísimas cosas. A mis nietos les gustó mucho la película, porque claro, no habían visto la primera, aunque no quiero decir que la de ahora desmerezca, ni mucho menos, pero a mí me gustó más la primera".

Además del de Mary Pooppins, hay muchos otros dibujos entre los favoritos de Concha, sobre todo "los de la casa de mis abuelos en Vall de Almonacid, en la Sierra de Espadán de Castellón, porque allí iba de pequeñita. Esos recuerdos no se te olvidan, se incrementan con los años. Ahora van mis hijos y mis nietos porque queremos mucho al pueblo. Está lleno de vivencias".

0

No hay comentarios ¿Te animas?