Consejos

Qué tengo que hacer si quiero alquilar un trastero

Teresa Rey

Foto: Bigstock

Miércoles 16 de octubre de 2019

2 minutos

Tanto si eres propietario como si quieres alquilar uno debes valorar estas cuestiones legales

Qué tengo que hacer si quiero alquilar un trastero

El auge del alquiler de los trasteros es un fenómeno cada vez más extendido. Las casas cada vez más pequeñas impiden que podamos guardar todos los objetos que tenemos y esto ha provocado que proliferen estos espacios para el almacenaje. Tanto si eres propietario como si quieres alquilar uno debes tener en cuenta varias cuestiones legales.

Solo para almacenar

Los trasteros son habitaciones destinadas a guardar diferentes enseres y productos, pero depende de donde estén ubicados. Es decir, no es lo mismo un trastero ubicado en una comunidad de propietarios que uno situado en un polígono industrial. Lo que pueden contener viene por tanto delimitado por la finca en que se sitúen y por la normativa pertinente de cada ayuntamiento y Comunidad Autónoma en cuanto a medidas de seguridad y lo relativo por ejemplo a materiales peligrosos, como pueden ser productos químicos, explosivos o carburantes.

El arrendatario debe saber además que el alquiler de un trastero se considera como un arrendamiento para uso distinto al de vivienda. Así, esta operación ha de aparecer como rendimiento de capital y está gravada con el 21% de IVA, de modo que el arrendador tiene que presentar una factura al inquilino y para ello tiene que estar dado de alta como tal en la Agencia Tributaria.

¿Comprar o alquilar una segunda residencia? Los pros y contras en cada caso

¿Se puede vivir en ellos?

Del mismo modo, hay que saber que a los trasteros en un principio no se les puede dar uso de vivienda. Para ello se tendrá que solicitar una cédula de habitabilidad, que ha de contar con un informe previo de un profesional. Después, será necesario solicitarla al ayuntamiento y asegurarse de que la comunidad donde se encuentra permite transformarlo de este modo y qué limitaciones hay en este sentido.

Algo similar ocurre si lo queremos destinar a una oficina. Primero hay que comprobar si el lugar donde se encuentra así lo permite, y luego sería necesario solicitar también una cédula de habitabilidad. En el caso de destinarlo a local comercial, habría que comunicarlo previamente y comprobar si es factible y lo mismo sucedería se desea transformar en una terraza, por ejemplo.

Así pues un trastero puede alquilarse, pero respetando la normativa comunitaria al respecto y si se quiere dar un uso diferente al de almacenaje, hay que iniciar varios procesos legales y en ocasiones no siempre es factible.

0

No hay comentarios ¿Te animas?