Salud

Así afecta la menopausia a tu tiroides

Ignacio Casanueva

Foto: BigStock

Martes 19 de enero de 2021

3 minutos

Las alteraciones hormonales afectan a la función de este órgano y su reconocimiento por el organismo

Cuántos tipos de cáncer de tiroides existen
Ignacio Casanueva

Foto: BigStock

Martes 19 de enero de 2021

3 minutos

Con la llegada de la menopausia las hormonas del cuerpo comienzan a actuar de manera diferente a cómo lo venían haciendo durante años. Estas alteraciones pueden resultar molestas ya que generan problemas o afectan a órganos que funcionaban correctamente. Una de estas consecuencias se puede ver en la tiroides, ya que estas alteraciones conduce al hipotiroidismo.

La glándula tiroides tiene forma de mariposa y s función es formar las hormonas tiroideas, volcarlas en el sistema sanguíneo y así hacerlas llegar a todos los tejidos del cuerpo con las cuales se podrá utilizar energía y mantener la temperatura corporal.

Este órgano siempre ha estado relacionado con el peso, y es que este órgano, en concreto las hormonas que produce, regula en metabolismo (junto con más procesos y hormonas). Existe una relación compleja en la que los niveles bajos de hormonas tiroideas se relacionaban con un MB (metabolismo basal) bajo, y viceversa. El metabolismo basal es la cantidad de energía que quema el cuerpo en reposo. Cuanta más energía se queme, mayor será la cantidad de peso a perder.

Un gran estudio analiza el impacto del confinamiento por Covid-19 en las mujeres con menopausia

 

Muchas mujeres dan por sentado que es habitual que llegada la menopausia se cojan un ar de kilos como consecuencia de la ausencia de la menstruación. Es por ello que a veces no se consulta con un profesional médico, pensando que este aumento del peso se debe a la falta de ejercicio físico y a una mala dieta. Sin embargo, una pequeña parte de la población tiene el problema en sus glándulas tiroides.

El hipotiroidismo ocasiona una destrucción progresiva de la glándula porque el sistema inmunitario identifica las células como intrusas, de modo que no las reconoce como propias del organismo y crea anticuerpos que las atacan. Ante esta ofensiva la tiroides disminuye su actividad.

Los síntomas del hipotiroidismo no son específicos de este trastorno y, por tanto, se tarda bastante tiempo en diagnosticarlo. No obstante, se relaciona con ciertas alteraciones: cansancio, bajo estado de ánimo, piel seca, sensibilidad al frío, estreñimiento, ritmo cardiaco lento…

Para hacer frente a esta patología debemos acudir a nuestro médico de cabecera para que una vez establecida esta causa comience el tratamiento para ayudar a controlar tanto la producción de hormonas tiroideas como el control del peso corporal. El tratamiento más extendido es la administración de tiroxina T4 por vía oral.