Alimentación

Bebidas que no favorecen tu hidratación y que debes evitar los días más calurosos

Verónica Mollejo

Foto: Bigstockphoto

Domingo 28 de julio de 2019

2 minutos

El agua aumenta su importancia y necesidad durante los meses más calurosos del verano

Bebidas que no favorecen tu hidratación

Aunque la hidratación es una acción fundamental para la salud durante todo el año, en los meses más calurosos del verano adquiere una importancia adicional ante el riesgo que suponen las altas temperaturas, la humedad o el aumento de la actividad física, con motivo de las vacaciones y la llegada del buen tiempo.

Debido a todos estos factores, el cuerpo humano puede experimentar cansancio, dolor de cabeza, falta de concrentración o calambres musculares, síntomas relacionados con la deshidratación. Y es que la pérdida de un 2% de agua corporal ya implica una reducción del 20% de la energía física y un aumento del 10% en el riesgo de sufrir patologías mucho más severas. 

Ante esta situación, mantenerse hidratado supone una obligación que nadie debe pasar por alto, en especial las personas mayores, mucho más sensibles a estos efectos. Sin embargo, muchas personas caen en el error de considerar cualquier líquido disponible en el mercado una correcta fuente de hidratación. Nada más lejos de la realidad, pues algunos incluso empeoran el problema.

Bebidas que no hidratan

El agua siempre será tu mejor aliada

Aunque es de sobra conocido el papel que juega el agua en nuestro estado de salud, para algunas personas su consumo resulta aburrido y monótono, por lo que recurren a otras bebidas más sabrosas y originales. No es raro ver en verano las terrazas de los bares y restaurantes repletas de personas con una jarra de cerveza o de sangría, un vaso de refresco o una copa de vino en la mano. Lo extraño es que el agua ocupe el lugar de estos productos.

Y esto no tiene nada de malo, sin embargo, durante los días más calurosos es preciso recurrir a bebidas que realmente aporten algo a tu hidratación, en lugar de perjudicarla. Bajo esta premisa, ¿qué bebidas debes evitar en esta situación?

  • Granizados de frutas. Una de las bebidas estrella del verano y también una de las más refrescantes. No obstante, su alto contenido en azúcar y la ausencia de frutas (normalmente el sabor procede de aditivos industriales), reducen su impacto positivo en el organismo, provocando a veces una sed excesiva. La única forma de que el granizado sea saludable es que lo prepares tú mismo con agua e ingredientes 100% naturales.
  • Vino y otras bebidas alcohólicas. No es ningún secreto que las bebidas con alto contenido alcohólico no hidratan, más bien todo lo contrario, pues fomentan la expulsión de grandes cantidades de líquido a través de la orina. Además de su gran aportación calórica y sus escasos nutrientes, que pueden perjudicar aún más tu estado.
  • Refrescos. Al igual que los granizados, los resfrescos o bebidas carbonatadas provocan más sed debido a su gran aporte de azúcares. Asimismo, ralentizan la absorción de los electrolitos y, algunas variedades, reducen la velocidad de reemplazamiento de líquidos.
  • Frappé o café helado. Aunque el café no produce un efecto deshidratante como tal, tampoco nos ayuda a hidratarnos correctamente. Y mucho menos esas bebidas que adquirimos en las grandes cadenas y que incluyen todo un abanico de siropes, saborizantes y cantidades ingentes de azúcar y endulzantes artificiales.
  • ¿Y la cerveza? Muchas personas creen que la cerveza hidrata lo mismo que el agua. Grave error. Numerosos estudios han demostrado que la cerveza perjudica la recuperación del agua perdida con la sudoración, así como la función de los riñones, y, al igual que el resto de bebidas alcohólicas, provoca que perdamos agua y minerales más rápidamente.
0

No hay comentarios ¿Te animas?