Alimentación

¿Cuándo empieza la temporada de torrijas?

Mariola Báez

Viernes 15 de febrero de 2019

2 minutos

Falta muy poco para poder empezar a degustar este dulce tradicional, propio de la Semana Santa

Torrijas de El Horno de San Onofre en Madrid (Europa Press)

No tendrás que esperar hasta el Jueves o el Viernes Santo para poder saborear las primeras torrijas porque en cuanto el Carnaval dé sus últimos coletazos, se "entierre a la sardina" y, para los católicos, se inicie el periodo de Cuaresma, las torrijas empezarán a asomar en los escaparates de pastelerías tradicionales y pasarán a ser uno de los postres más solicitados de numerosos restaurantes de todas las categorías.

Este año, con una Semana Santa bastante tardía (15 – 21 de abril) habrá que tener un poco de paciencia, pero probablemente a mediados de marzo comenzará la temporada de torrijas y tengamos oportunidad de saborear las primeras, esas que saben “a gloria”.

Un dulce tradicional que no falta a su cita de Semana Santa

Buñuelos, huesos de santo, rosquillas... son también parte de la repostería típica de Semana Santa, pero, sin duda, la torrija es el dulce más popular, sobre todo en su versión tradicional, la más sencilla y para muchos la más deliciosa. Pan, mejor del día anterior, leche, azúcar y huevo son los ingredientes básicos para elaborarlas, aunque existen distintas variedades y, además, cada repostero tiene su toque personal.

Hechas, con miel y canela, con vino en lugar de leche, torrijas saladas… pero las que se siguen esperando con más ganas y, también, las más demandadas siguen siendo las "clásicas". Pese a ello, la nuevas variedades de torrijas despiertan cada vez un interés mayor. De hecho, ya hay concursos, como el que ha venido convocando la Asociación de Cocineros y Reposteros de Madrid (ASEMPAS) para elegir cada año, la mejor torrija.

¿De dónde proviene esta receta?

El origen de este dulce, que se suele tomar como merienda o como postre, se cree que se remonta al siglo XV y que podría estar relacionado con la necesidad de proporcionar un alimento especialmente nutritivo a las madres tras el parto. Sea como fuere, las torrijas son un ejemplo de cocina de aprovechamiento con deliciosos resultados. Con ingredientes sencillos y económicos y con “buena mano”, se puede conseguir un dulce que se sigue disfrutando cada vez que la semana santa se aproxima.

Ya sabes, en aproximadamente un mes, las torrijas estarán disponibles para que puedas hacer “la penitencia” de comerlas y llegar en excelentes condiciones a la Semana de Pascua. ¡Aprovecha!, porque son un dulce difícil de encontrar en otras épocas del año.

0

No hay comentarios ¿Te animas?