Alimentación

Decálogo de la dieta mediterránea, ¿lo cumples?

Mariola Báez

Foto: Bigstock

Jueves 6 de junio de 2019

2 minutos

Considerada uno de los planes nutricionales más saludables, conviene repasar sus principios básicos

Decálogo de la dieta mediterránea

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) hace un llamamiento para evitar que la dieta mediterránea se pierda ante los cambios en la alimentación que implica es estilo de vida actual, en el que la comida procesada también se une al efecto de la globalización.

Se le atribuyen todo tipo de propiedades beneficiosas y, tal vez ,alguna esté sin contrastar o simplemente no sea cierta, pero está claro que es una de las dietas más saludables y equilibradas con las que cuidar el conjunto del organismo, ayudando, además, a prevenir numerosas enfermedades. Así lo afirman no solo la FAO, sino distintos organismos a nivel nacional e internacional, desde la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC - @SENC_RENC ‏) hasta el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social que apuesta por la nueva Pirámide Naos, una manera gráfica de describir los ingredientes básicos de la dieta mediterránea.

Los principios básicos de la dieta más saludable

Todos sabemos (más o menos) en qué consiste, pero no está de más conocer los qué alimentos y qué hábitos de consumo implica esta manera de alimentarnos según los principios que señala la Fundación Dieta Mediterránea (@dietamed).

  1. Aceite de oliva. Debe ser la principal grasa de adición. Se utiliza en la zona mediterránea desde la antigüedad y, por sus buenas propiedades, especialmente si de lo que se trata es de prevenir riesgos cardiovasculares, debe seguir siendo protagonista en la cocina.
  2. Predominio de los alimentos de origen vegetal. Es otro de sus secretos. Frutas, verduras, hortalizas, frutos secos, legumbres… son los alimentos básicos de la dieta.
  3. Cereales a diario. Pan, arroz, pasta… por el aporte de energía que suponen sus carbohidratos, su ingesta en el menú cotidiano (no todos a la vez) es también garantía de vitalidad.
  4. Los alimentos de temporada, los más importantes. Están en su mejor momento y aportan vitaminas y minerales esenciales. Hay que optar, siempre que sea posible, por lo que se produce en la zona geográfica en cada momento, eligiendo, preferentemente, alimentos frescos y evitando o al menos limitando los procesados.
  5. Lácteos, no pueden faltar. Leche, queso, yogur, también tienen su lugar en la base de la pirámide que muestra la dieta, por lo tanto, también a diario.
  6. Carnes rojas, con moderación, porque aportan nutrientes esenciales pero también una notable cantidad de grasas salturadas.
  7. Pescado, mínimo dos veces en semana, sin que falte el azul por su contenido en ácidos grasos saludables como el Omega 3.
  8. La fruta como postre habitual, los dulces, de manera esporádica.
  9. El agua es la bebida esencial de la dieta mediterránea y debe ingerirse en cantidad suficiente para hidratar el organismo. El vino, siempre con moderación, no está excluido de la dieta.
  10. El ejercicio físico diario, adaptando su intensidad a las características de cada persona, es el complemento perfecto a la dieta más saludable que puedes seguir.

 

0

No hay comentarios ¿Te animas?