Alimentación

Falsos mitos sobre los alimentos procesados

Rosa María Torres

Domingo 15 de marzo de 2020

2 minutos

Muchos de los alimentos procesados se componen de nutrientes importantes para la dieta

Alimentos procesados (bigstock)

Antes de entrar en valoraciones, lo primero que debemos saber es a qué se refiere la industria alimentaria cuando habla de alimentos procesados. Existen varios grados de manipulación de alimentos.

  • Los mínimamente procesados: no se les añade ningún ingrediente pero se preparan para consumir. Por ejemplo, la lechuga lavada y cortada en bolsas de plástico o la fruta seca sin cascarón o las nueces o avellas que vienen dentro del envoltorio.
  • Por otro lado, están aquellos alimentos que han sido manipulados por algún proceso tecnológico. Dentro de este grupo estarían los alimentos congelados o cocidos, como las latas en conserva (de atún u otros pescados), las verduras congeladas, etc.
  • En tercer lugar entran en juego las salsas preparadas que, para potenciar su sabor, se aderezan con edulcorantes, colorantes y conservantes.
  • Las galletas, dulces, patatas fritas, cereales y embutidos forman parte de los alimentos cuyo consumo solo está aconsejado en ocasiones contadas por ser muy procesados.
  • Y, por último, los altamente procesados como son los alimentos listos para introducir en el microondas; las pizzas, por ejemplo.
Embutido procesado (bigstock)

Los alimentos procesados no son tan perjuidicales para la salud 

Ahora bien, algunos expertos consideran que se han demonizado estos alimentos y que su producción está adaptada a las necesidades de las personas, incluidas aquellas con alergias o intolerancias alimenticias. En este sentido, una de sus ventajas es que la transformación a la que se ven expuestos los alimentos les ayudan a conversarse más tiempo; evitando el desperdicio y, tal y como recalca la profesora Olga Martín Belloso, catedrática de Tecnología de los Alimentos de la Universidad de Lleida​ y experta de InfoAlimenta: "Sin los alimentos transformados, tan solo podríamos consumir productos de temporada, lo que, hablando en términos globales, no sería suficiente para satisfacer las necesidades alimenticias de toda la población mundial".

Las nuevas tecnologías incorporadas a la producción alimentaria permiten encontrar en las estanterías de cualquier supermercado alimentos adaptados a las necesidades de todas las personas, incluidas aquellas con alergias o intolerancias.

Por supuesto, todos los alimentos que están en el mercado; con mayor o menos grado de procesamiento, han pasado antes por un riguroso examen de higiene y seguridad por lo que gozan de calidad. Por lo tanto, los alimentos procesados sí son seguros. Por ejemplo, en el caso de los aditivos, la ANVISA; Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria del Ministerio de la Salud, autoriza su utilización siempre que esté dentro de condiciones y límites estrictos considerados seguros. Sin embargo, el uso de aditivos no es necesario para todo tipo de productos como los congelados, deshidratados, enlatados, vegetales envasados listos para el consumo.

Platos procesados (bigstock)

 

0

No hay comentarios ¿Te animas?