Alimentación

Las propiedades del coco, un fruto exótico aprovechable al máximo

Mariola Báez

Foto: Bigstock

Miércoles 29 de mayo de 2019

2 minutos

Aunque ya es fácil encontrarlo en cualquier supermercado, sigue siendo un gran desconocido

Coco

El coco es ese fruto que nos sigue resultando curioso y que procede del cocotero, la palmera más cultivada en todo el mundo, según los datos que ofrece la Fundación Española de Nutrición (FEN). Es un alimento muy calórico, rico en grasas, por lo que está, sin duda, en el top de las frutas que más engordan. Aun así, es un fruto con propiedades saciantes, por lo que se suele tomar en pequeñas cantidades. Incluir en la dieta alguna pequeña porción, de vez en cuando, puede resultar aconsejable, conviertiéndose en una buena alternativa para variar el repertorio de frutas posibles.

La llamativa pulpa del coco tiene un sabor particular (gusta o no), intenso y agradable para la mayoría. Es una fuente natural de minerales, como el calcio, el magnesio o el fósforo pero lo que hace que tenga especial valor, como explica la plataforma de la Asociación de Empresarios Hortofrutícolas de Murcia (Horticom), es su alto contenido en potasio, esencial a la hora de mantener el equilibrio entre los electrolitos de nuestro organismo.

Este fruto de origen tropical puede aportar una cantidad más que interesante de fibra, siendo aconsejable si existen problemas de estreñimiento. Además, contiene vitamina E, poderoso antioxidante, y vitaminas hidrosolubles del grupo B.

El coco y sus derivados, ¿cuál engorda más?

El alto contenido energético del coco es consecuencia de la elevada cantidad de ácidos grasos que incluye en su composición, que pueden alcanzar el 90% según las variedades. Aunque se trata de un alimento de origen vegetal, la mayoría de sus grasas son saturadas, por lo que, no es el mejor aliado de la dieta de aquellas personas que tengan el nivel de colesterol elevado o que sufran alguna dolencia cardiovascular.

Del coco se obtienen numerosos productos derivados. Su presencia, una vez desecado, es frecuente en repostería y su aceite es de uso frecuente en alimentos procesados y productos de bollería industrial.

Por otra parte, de él se obtienen dos alimentos ricos en valores nutricionales. El agua de coco que guarda el fruto en su interior es un magnífico reconstituyente natural especialmente indicado para después de realizar una actividad deportiva intensa. El agua de coco hidrata en profundidad y ayuda a reponer las sales minerales eliminadas, mediante el sudor, durante el ejercicio. Aporta carbohidratos simples (azúcares) en cantidades moderadas y refresca de manera natural mejor que cualquier bebida isotónica.

También puedes encontrar (cada vez con más frecuencia) la llamada leche de coco, que se obtiene de la propia pulpa triturada y/o licuada, a la que se añade algo de agua o incluso de leche de vaca. Este preparado es altamente nutritivo y, al proceder directamente de la pulpa del fruto, su contenido en grasa es también muy alto. Con moderación puede utilizarse como cualquier otra leche de origen vegetal y da muy buenos resultados a la hora de preparar postres y batidos, eso sí… ojo con los kilos y con el colesterol.

0

No hay comentarios ¿Te animas?