Alimentación

¿Qué aceite "engorda" más: de oliva o de girasol?

Marco Herrera

Domingo 17 de noviembre de 2019

2 minutos

Ambos tienen abundantes beneficios para la salud pero, ¿hay uno que "engorde" más que el otro?

Pan y aceite de oliva (BigStock)

Hay muchos aceites saludables en el mercado, como el de semilla de uva, el de aguacate o el de linaza, pero los dos más incorporados a nuestra cocina son los aceites de girasol y de oliva. Ambos tienen abundantes beneficios para la salud, es solo una elección personal de gusto y uso. El de girasol se clasifica como un aceite vegetal, mientras que el de oliva se clasifica como aceite de fruta. Dicho esto, echemos un vistazo a los beneficios para la salud de ambos y veamos si uno supera al otro con el fin de no ganar peso.

Girasol

El aceite de girasol se extrae de las pipas que se disfrutan como aperitivo. Las semillas se obtienen del centro marrón en la flor que tiene pétalos amarillos que la rodean.
Este aceite proporciona un equilibrio perfecto de ácidos grasos monoinsaturados y poliinsaturados, por lo que es el aceite perfecto para reducir los niveles de colesterol malo. Como tal, siempre que haya una referencia a una enfermedad cardíaca, los expertos en salud recomendarán el aceite de girasol.

Sus beneficios son múltiples y se obtienen a través de su contenido nutricional. Aparte de reducir el nivel de colesterol en el cuerpo, el aceite de girasol tiene otros beneficios, algunos de los cuales son sus propiedades antioxidantes, que tiene vitamina E, lo cual previene enfermedades, o que al tener fitoquímicos ayuda a la función cardíaca.

Aceite de girasol (BigStock)

Oliva 

El aceite de oliva se obtiene del olivo Olea Europaea, que se cultiva en la región mediterránea. Contiene una gran cantidad de grasa monoinsaturada, un tipo de grasa más saludable que puede reducir el riesgo de enfermedad cardíaca al reducir los niveles de colesterol total y LDL ("malo") en la sangre, lo que la convierte en una opción más saludable.

Hay tres tipos: aceite de oliva virgen extra, virgen y natural. La acidez del aceite no debe ser superior al 1% para ser clasificado como virgen extra. Todos los tipos de aceites contienen grasas monoinsaturadas, pero los virgen extra o virgen son las formas requeridas, por lo que son las opciones saludables para el corazón. Este beneficio es similar al del de girasol, pero también hay otros.

Aceite de oliva (BigStock)

El aceite de oliva es rico en antioxidantes, los carotenoides y la vitamina E. Los científicos han encontrado un compuesto llamado oleuropeína, que evita que el colesterol LDL se oxide. Es este oxidado el que se adhiere a las paredes de las arterias y forma la placa. El aceite de oliva puede disminuir significativamente la presión arterial y reduce el riesgo de ataque cardíaco.

El aceite de oliva tiene un punto de humo más alto (se puede usar a alta temperatura) que los de oliva virgen y virgen extra. Aunque el aceite de oliva virgen se puede usar en la cocina, el virgen extra es mejor para ensaladas, aderezos y salsas donde no es necesario calentarlo.

Elección

Por tanto, la respuesta a cuál "engorda" más no es unánime, ya que dependiendo del uso que demos en nuestra dieta a ambos aceites y los alimentos que cocinemos con ellos tendremos más posibilidades o no de ganar peso. En principio ambos son óptimos para ser utilizados frecuentemente y, de la forma adecuada, no tendrían que llevarnos a engordar.

0

No hay comentarios ¿Te animas?