Alimentación

La quercetina, un pigmento presente en las cebollas, puede reducir la presión arterial

Teresa Rey

Foto: Bigstock

Jueves 6 de febrero de 2020

4 minutos

Un estudio atribuye a esta sustancia propiedades que pueden ayudar a disminuir la hipertensión

Quercetina

La quercetina es un antioxidante natural presente en gran variedad de alimentos y a la que se han atribuido distintas propiedades beneficiosas para la salud. Pertenece al grupo de los flavonoides, sustancias naturales polifenólicas, que se hallan en flores, frutas, verduras, o vino tinto, y son los responsables del color que les caracteriza.

Por el momento, se han descubierto hasta un total de 500 de estos compuestos que se agrupan en flavonas, flavonoles, antocianinas, flavanoles, flavanonas e isoflavonas. De todos ellos, la quercetina es el más abundante, pues representa el 60-75% del total de los flavonoides consumidos, matizan varios expertos del Unidad de Toxicología de la Universidad de Salamanca (@usal) en el informe Eficacia y seguridad de la quercetina como complemento alimenticio.

Comparativa

Un nuevo estudio ha verificado una de las propiedades atribuidas a este compuesto, que está muy presente en hortalizas como la cebolla o en frutas como los arándanos. Investigadores de Dongguan Shilong People's Hospital, de la Southern Medical University en China, han publicado en la revista Nutrition Reviews, que su ingesta puede reducir de forma notable la presión arterial alta en pacientes que poseen enfermedades cardiovasculares.

La conclusión de los investigadores se produce después de realizar una revisión de los estudios que analizaban el impacto de la quercetina en la presión arterial y los niveles de glucosa. En total se evaluaron 17 estudios que englobaron a 886 participantes, y cada uno de estas investigaciones midió la glucosa en sangre, la insulina y el colesterol total.

Tras hacer las comparativas pertinentes, se demostró que administrar este antioxidante en concreto reducía de forma significativa la presión arterial sistólica. En quienes lo tomaron durante ocho semanas o más se observaron niveles modificados de una forma llamativa de colesterol de lipoproteínas de alta densidad. No obstante, este flavonoide no influyó significativamente en el colesterol total, ni tampoco alteró de manera llamativa las concentraciones de glucosa en sangre en ayunas. Tampoco se encontraron efectos adversos graves relevantes en ninguno de los estudios evaluados.

La principal conclusión es que reducir la presión arterial en más de 10 mmHG implica disminuir el riesgo cardiovascular en un 50% para la insuficiencia cardiaca, entre un 30 y 40% para el accidente cerebrovascular, y entre el 20 y 25%, en el caso de un infarto de miocardio. Así pues, desde el punto de vista de estos investigadores, dado que la quercetina es favorable en la presión arterial respaldan su uso en las personas que poseen hipertensión arterial.

cebollas.

Otros beneficios

Respecto la presencia natural de este antioxidante en los alimentos, algunos estudios sitúan al té blanco como la planta que más lo contiene, con una concentración de 2,5mg/ml. En el apartado de frutas y verduras, primero encontramos los arándanos, que pueden tener hasta 147 mg/100g, a la que siguen las cebollas, que llegan en ocasiones hasta los 54 mg/100 g.

Diversos estudios han puesto de manifiesto que el consumo de flavonoides y una dieta rica en los mismos está asociado a una menor incidencia de riesgos cardiovasculares. Pero no son los únicos beneficios para la salud que se les atribuyen. En el caso de la quercetina, algunas investigaciones relacionan su ingesta con una menor incidencia en la aparición de determinados tipos de cáncer. Por ejemplo, en una encuesta realizada a un grupo de pacientes con cáncer de pulmón “se observó una relación directa entre el consumo de una dieta rica en esta sustancia, sobre todo a base de manzanas y cebolla, y la menor incidencia de su patología”, tal y como se indica en el documento citado.

En el texto Actividad biológica de los flavonoides (I). Acción frente al cáncer, aseveran que varios estudios epidemiológicos aseguran que “el consumo de fruta fresca y vegetales (fuentes importantes de flavonoides) tiene un efecto protector contra el cáncer, la enfermedad cardíaca, la enfermedad coronaria y la apoplejía, así como un efecto positivo para la salud en general y un aumento de la resistencia frente a diversas enfermedades crónicas.”

Fuentes de antioxidantes

Anti radicales libres

Entre las otras cualidades destacables de esta sustancia para el organismo y que se atribuye en general a los flavonoides es el papel antioxidante que desempeñan dentro del mismo. Su composición química les hace desempeñar un papel importante frente a fenómenos que provocan el estrés oxidativo y poseen propiedades que inhiben los radicales libres.

En la actualidad, existen algunos suplementos alimenticios compuestos con flavonoides varios o solamente con quercetina. No obstante, frente a su uso parte de la comunidad científica se muestra cautelosa. Aunque se considera que estas sustancias carecen de efectos secundarios y está libres de toxicidad, lo que permite que tengan diversos usos terapéuticos, hay que realizar más investigaciones para obtener más datos en este sentido, ya que aún falta conseguir una mayor evidencia.

No hay que olvidar que otros informes aseveran que una ingestas a dosis altas de flavonoides podría provocar el efecto contrario, es decir, algunos de los mismos pueden generar una acción prooxidante si se consumen en exceso. Es por ello, que algunos expertos recomiendan recurrir a suplementos con estas características solo cuando el médico así nos los aconseje.

0

No hay comentarios ¿Te animas?