Alimentación

Trucos para hacer una salsa de tomate casera

Lola Santos

Foto: Bigstock

Lunes 8 de junio de 2020

1 minuto

Una de las salsas más clásicas y sabrosas de nuestra cocina

Trucos para hacer una salsa de tomate casera
Lola Santos

Foto: Bigstock

Lunes 8 de junio de 2020

1 minuto

La salsa de tomate es uno de los grandes clásico de nuestra cocina y de la que hay tantas recetas como cocineros y cocineras. La gran ventaja de esta salsa es que se emplea para acompañar carnes, pescados, pasta y arroz, verduras, guisos, patatas o huevos. Sin duda alguna, una de las estrellas de la dieta mediterránea.

En el supermercado, podemos encontrar gran variedad de salsas de tomates envasadas. Sin embargo, como una salsa casera no hay nada, y aunque cada uno la hace a su manera y con su toque, vamos a repasar algunos trucos con los que conseguir la versión más rica y sabrosa de este clásico.

Ingredientes de primera

En primer lugar, vamos a comenzar por los ingredientes para elaborar esta salsa: tomates, cebolla, ajo, sal y aceite de oliva.  

Hay muchas variedades de tomate en el mercado, pero sin duda el ideal para preparar una buena salsa de tomate casera es el tomate pera. Es importante que estén maduros, de esta forma aportarán más carne y agua. Además, estarán más dulces, evitando de esta manera que tengamos que rectificar la acidez añadiendo azúcar.

bigstock Bright Red Fresh Ripe Juicy To 339683503

Dependiendo de la textura final que queramos conseguir, podemos poner a freír los tomates enteros, cortados en trozos o podemos triturarlos previamente. Si queremos conseguir una salsa más fina, trituraremos los tomates antes de añadirlos a la cazuela. Si, por el contrario, buscamos una salsa más gruesa, podemos freírlos enteros, teniendo en cuenta que tardarán un poco más en hacerse.

Proceso muy sencillo

Para un kilo de tomates, podemos añadir una cebolla y dos dientes de ajo, aunque, como siempre, nuestro gusto particular determinará la cantidad de cada ingrediente.

En primer lugar, trocearemos la cebolla y el ajo y lo pondremos a pochar en una cazuela con un buen chorro de aceite de oliva virgen. Dejamos que este sofrito se haga a fuego suave. Mientras, vamos preparando los tomates, a los que tendremos que quitar la piel. Lo más eficiente es escaldarlos tras hacer un par de cortes en la parte de abajo, de esta forma la piel se desprenderá sin dificultad.

Después, añadiremos los tomates a la olla y lo dejaremos hacerse a fuego medio durante una hora, más o menos. Esta salsa no necesita de ningún espesante, puesto que reduce por sí misma. Mejor si lo dejamos cocinarse sin tapar para favorecer esa reducción.

La textura final de nuestra salsa de tomate dependerá también de cómo lo terminemos una vez cocinado. Si queremos una salsa muy fina, podemos pasarlo por el pasapurés y después por el chino. Podemos usar solo el pasapurés o emplear la batidora, aunque cambiará el color de la salsa. Si hemos triturado el tomate previamente y nos gusta encontrarnos los trocitos de verdura, lo podemos dejar así.

tomato soup 482403 1280

Distintas versiones

Además de poder emplear la salsa para muchos platos, podemos darle un toque especial añadiendo algunos ingredientes. Por ejemplo, podemos aromatizarla con hierbas como la albahaca o el orégano, podemos añadirle otras verduras, como el pimiento verde o la zanahoria, o podemos darle un toque picante. Depende del uso que vayamos a darle a la salsa, podemos personalizarla a nuestro gusto.

Escribe tu comentario aquí 0
0

No hay comentarios ¿Te animas?