Salud

Balón intragástrico, ¿cómo funciona?

Ignacio Casanueva

Miércoles 22 de julio de 2020

2 minutos

Balón intragástrico, ¿cómo funciona?

Conseguir un resultado rápido con el mejor control y seguridad. Estos son los principales motivos por los que las personas recurren al balón gástrico, una técnica de adelgazamiento muy extendida y que puede encontrarse entre otras opciones como la reducción de estómago o la manga gástrica.

El balón es un procedimiento considerado como restrictivo porque busca una rápida pérdida de peso al limitar la capacidad de ingerir alimentos y someter al paciente a una dieta especial. Esta pérdida acelerada de peso debe ir acompañada de ejercicio físico durante los seis meses que dura el procedimiento ya que el cuerpo pasará por diferentes etapas y la piel y músculos deben adaptarse a una nueva fase en la que los nutrientes, hidratos, vitaminas y grasas son menores.

Al introducir este balón gástrico se genera una sensación de saciedad casi permanente que disuade al paciente de ingerir grandes cantidades de comida. El volumen de esta esfera dependerá del relleno de suero fisiológico que determine el profesional sanitario. En concreto, dependerá del IMC de cada pacien​te.

Una vez que se ha realizado la operación el estómago detectará un objeto desconocido en su interior, por lo que durante los tres primeros días intentará expulsarlo. Esto lleva al paciente a sufrir molestias, náuseas y vómitos que desaparecerán después de este tiempo. Es el llamado periodo de adaptación.

A lo largo de los 6 meses en los que el paciente convive con este objeto en su interior un equipo médico irá controlando su día a día. Durante el primer mes este seguimiento se realizará una vez a la semana, para posteriormente pasar a una mensual. En estas sesiones se realizarán analíticas, se controlará el peso, se ajustará la dieta y se definirá el programa de ejercicio físico que el paciente deberá seguir durante todo el tratamiento.

En un tema gástrico es evidente que la dieta tiene que modificarse a la nueva situación. Al principio se limitará a líquidos, porque la presencia del balón en el estómago produce intolerancia a los alimentos sólidos y deberá readaptarse poco a poco, utilizando suplementos proteicos, vitamínicos y de hierro. Con el paso de los días se aumentará la consistencia con purés y papillas; introduciendo más adelante alimentos sólidos.

La eficacia final del tratamiento con balón gástrico dependerá del grado de adhesión del paciente a las indicaciones y recomendaciones establecidas para él por el equipo médico. De hecho la mayoría de los casos de fracaso se deben al incumplimiento de las mismas.

0

No hay comentarios ¿Te animas?