Cuídate

Los beneficios de la avena: los secretos de este desayuno que vuelve a estar de moda

Ruth Macarrón

Martes 19 de febrero de 2019

1 minuto

Fibra, vitaminas, proteínas y betaglucanos son algunas de las propiedades de este completo cereal

Propiedades de la avena (Bigstock)

Muy popular en los países anglosajones, los desayunos a base de avena se han puesto de moda también en nuestro país. Las grandes virtudes de este cereal lo hacen muy recomendable, te contamos cuales son sus propiedades y cómo prepararla.

Los beneficios de la avena

Se trata de uno de los cereales más completos que existen. Está cargado de vitaminas y proteínas de alto valor nutricional, aminoácidos esenciales, grasas no saturadas y ácidos grasos esenciales como el ácido linoleico, como señalan desde la Fundación UNAM

La avena contiene además betaglutanos, unos compuestos que ayudan en la absorción de las grasas, por lo que se recomienda para bajar los niveles de colesterol LDL y la presión arterial. Estos betaglutanos además, podrían tener un efecto anticancerígeno, al reducir los compuestos que son agentes causantes del cáncer de colon. Los potentes antioxidantes presentes en la avena tienen propiedades antiinflamatorias, por lo que su empleo es ampliamente recomendado por la Fundación Española de la Nutrición, que la sugiere como cereal de elección en casos de diabetes, obesidad o enfermedades cardiovasculares.  

Cómo tomar la avena

Aunque su consumo en crudo está muy recomendado (en ese caso, te sugerimos dejarla en remojo la noche anterior) lo más habitual es consumirla cocida, a modo de porridge o gachas. Para ello solo tienes que dejarla cocer unos minutos en agua, leche u otra bebida vegetal, y servirla en un bol junto con fruta o frutos secos. Puedes añadir azúcar a tu elección, aunque un plátano o unas pasas pueden servirte de endulzante natural y es más saludable. Si optas por no añadir calorías o azúcares extra, puedes poner un poco de canela y el resultado será espectacular y muy aromático.

Por su alto nivel saciante, es una opción ideal para tomar antes de ir a la cama, o incluso como una opción de cena ligera. Los polifenoles de la leche pueden ayudarte conciliar el sueño, y la fibra trabajará durante la noche. Pero lo mejor es que bien aderezada... ¡está deliciosa!

0

No hay comentarios ¿Te animas?