Cuídate

Cuidados capilares y tratamientos efectivos para mantener la caspa bajo control

Mariola Báez

Foto: Bigstock

Jueves 29 de agosto de 2019

3 minutos

La descamación excesiva en la dermis del cuero cabelludo puede tener distintas causas

Caspa
Mariola Báez

Foto: Bigstock

Jueves 29 de agosto de 2019

3 minutos

Como señala la Fundación Piel Sana (@pielsana_aedv), la caspa no es más que minúsculas partículas de piel muerta, que se desprenden del cuero cabelludo como parte del proceso natural de regeneración celular.

Aunque es un problema muy común, en realidad las causas que lo provocan no están del todo claras, tal vez porque la caspa suele ir acompañada de síntomas diversos, como el prurito o el escozor, y además puede ser consecuencia de alguna patología: desde una dermatitis seborreica o una infección fúngica en el cuero cabelludo, hasta la psoriasis. También es posible que esta afección surja a raíz de un periodo de fuerte nerviosismo o estrés.

Caspa

Posibles complicaciones y tratamiento más efectivos

Según centros especializados, la caspa es un problema que suele aparecer en la adolescencia. En la etapa de la juventud, más de un 50% de la población ha sufrido alguna vez un brote de molesta caspa. No es algo demasiado frecuente en adultos mayores, pero puede ocurrir. En este caso, sobre todo si surge de repente, no está de más consultar con el dermatólogo y confirmar que solo se trata de un episodio puntual, ligado a un periodo de mayor sequedad capilar (por ejemplo, tras el verano), descartando así que la presencia de caspa sea un indicativo de alguna afección del cuero cabelludo más preocupante.

En cualquier caso, esas pequeñas escamas blanquecinas no gustan y algunas personas se sienten realmente incómodas y hasta avergonzadas cuando detectan que las partículas de piel caen sobre sus hombros de manera repetida (hay que recordar que la caspa no está relacionada con la escasa higiene).

Existen tratamientos efectivos para frenar la descamación acelerada e intensa que hace que la caspa se haga visible. Hay champús que incorporan distintos principios activos capaces de devolver a la piel su equilibrio, evitando así la sequedad y el desprendimiento. Ácido salicílico, piritionato de zinc o sulfuro de selenio son algunos de los más comunes. Los champús ofrecen resultados a las pocas semanas cuando solo se trata de corregir un problema de descamación. Si la anomalía persiste, consulta con un especialista.