Deporte para mayores

Se cumplen 70 años de la 'tragedia de Superga' en la que murieron 18 jugadores del 'Grande Torino'

Antonio Castillejo

Sábado 4 de mayo de 2019

5 minutos

El equipo dominó el fútbol europeo en los 40 y llegó a ganar 5 scudettos seguidos

El Grande Torino

El Torino Fútbol Club, clásico entre los clásicos del fútbol italiano siempre ha estado presente en los grandes momentos deportivos de los italianos pero también a los más trágicos y dolorosos. Los valores irrenunciables de todo aquel que viste la histórica camiseta granate siempre fueron, y siguen siendo la pasión por el fútbol, las ganas de salir siempre al campo a buscar la victoria y un irrenunciable espíritu de sacrificio del equipo dentro del terreno de juego.

Durante los años 40 no existía ni la Copa de Europa ni mucho menos la Champions League, pero no hacían falta para que a cualquiera a quien se le preguntase en cualquier parte cuál era, con diferencia, el mejor equipo de Europa se obtuviese siempre la misma respuesta, el Grande Torino.

De la importancia y grandeza del Torino da idea el hecho de que entre los años 1943 y 1949 (la liga italiana se suspendió en la temporada 1943-44 a causa de la segunda Guerra Mundial) el equipo granate ganó nada menos que cinco scudettos seguidos siendo en 1943 el primer club que en Italia en conseguir un doblete como campeón de liga y copa. Diez de los once jugadores de la selección italiana que se enfrentaron en 1947 a la poderosa selección húngara de los Ferenc Puskás, József Bozsik, Nándor Hidegkuti y compañía. Un auténtico récord aún hoy no superado.

TORINO 1949

 

Pero, hace ahora 70 años, la tarde del 4 de mayo de 1949 la tragedia se cebó con el equipo turinés que volvía a casa desde Lisboa después de enfrentarse al Benfica en el partido en que colgaba las botas el gran José 'Xico' Ferreira. El avión Fiat G.212 que transportaba a 31 pasajeros, entre ellos 18 futbolistas de la fantástica plantilla del Torino, se estrelló contra la turinesa Basílica de Superga a causa de una espesa niebla y el fallo del altímetro del aparato. Falleció toda la plantilla del primer equipo salvo tres jugadores que no habían viajado a Portugal. Uno de esos tres era nada menos que la que sería gran estrella del F.C. Barcelona , uno de los mejores jugadores de la historia y entrenador de la Selección Española, Laszlo Kubala que había escapado con su familia de la guerra en Hungría y decidió no viajar con el equipo para cuidar a su hijo enfermo. Una decisión que le salvó la vida.

Junto a los 18 jugadores también fallecieron en el fatal accidente dos directivos y el plantel técnico que entrenaba a aquel gran equipo. Lo que desde entonces hasta hoy se conoce como ‘la tragedia de Superga supuso el fin del Grande Torino que siempre tendrá un hueco en el corazón de todos los aficionados italianos.

Fueron cientos de miles las personas que abarrotaban las calles de Turín durante los funerales de los fallecidos entre los que se encontraban mitos como el legendario capital, Valentino Mazzola, los hermanos Aldo y Dino Ballarin, Romeo Menti o Virgilio Maroso.

Sandro Mazzola, el hijo del gran Valentino, que cuando su padre murió contaba con tan sólo 6 años siguió las huellas de su maestro y llegó a ganar dos Copas de Europa militando en las filas del Inter de Milán, contó años después que “cuando caminábamos por las calles de Turín no podía entender porqué la gente paraba a mi padre a cada paso, le paraban constantemente y eso me asustó. Yo era pequeño y le cogí de la mano para protegerlo. Aquella mano reconfortante es el recuerdo más potente que tengo de aquel momento”.

‘La tragedia Supergadejó tan mal herido al club turinés que nunca consiguió recuperar la gloria de aquel increíble equipo, pero también mantiene viva hasta el día de hoy la memoria de todas las gestas imposibles que los futbolistas de la eterna camiseta granate fueron capaces de lograr.

Otras tragedias aéreas. El desastre de Munich

El 6 de febrero de 1958 fue el más oscuro de la dilatada y exitosa historia del Manchester United. Conocido como 'el desastre de Munich', aquel aciago día el Airspeed Ambassador que realizaba el vuelo 609 de British Airways procedente de Belgrado, devolvía a Inglaterra a la plantilla completa de los 'diablos rojos' de Manchester que acababa de disputar los cuartos de final de la Copa de Europa ante el Estrella Roja. Los jugadores del Manchester United, por aquel entonces el mejor equipo de Europa junto al Real  Madrid, habían empatado a tres goles con el equipo yugoslavo (hoy servio) lo que les clasificaba para jugar la semifinal ante el AC Milan.

Manchester United 1958.

 

El avión había hecho una parada en el aeropuerto de Munich para repostar combustible. Las condiciones meteorológicas para el despegue del aeropuerto alemán no eran ni mucho menos fáciles. Soplaba un fuerte viento y la pista estaba helada. El piloto abortó dos intentos de despegue. Al tercero, a las tres de la tarde, el avión no se elevó lo suficiente y se estrelló contra una casa deshabitada muy próxima al aeropuerto.

Murieron 23 personas, entre ellas siete jugadores del Manchester United al que habría que sumar un octavo, el gran Duncan Edwards, que murió días después como consecuencia de las heridas producidas en el accidente. Uno de los supervivientes fue uno de los mejores futbolistas de la historia, Bobby Charlton, hoy sir Charlton, que en 1966 se proclamó campeón del mundo con Inglaterra. “Eso cambió mi vida. Fue una pesadilla. No llegamos ni a tomar altura cuando chocamos contra una casa”, declaró el jugador que en aquel momento tenía 20 años.

Tragedia de Munich

El United tuvo que partir prácticamente de cero y montar un nuevo equipo, precisamente en torno a Bobby Charlton,  que tardó en volver a ser el que era pero lo logró diez años después cuando en 1968 se proclamó campeón de Europa frente al Benfica de Lisboa con Charlton y otra leyenda del fútbol George Best, al frente.

La tragedia del Chapecoense

Hace menos de tres años, el 28 de noviembre de 2016, un vuelo chárter partía del aeropuerto boliviano de Viru Viru con destino al colombiano de José María Córdova. En él viajaban 68 personas, además de nueve miembros de la tripulación. Entre los pasajeros, se encontraba el equipo brasileño Chapecoense que se disponía a enfrentar su primera final de la Copa Sudamericana frente al Atlético Nacional de Medellín.

Chapecoense

El avión volaba con sobrepeso y prácticamente había agotado su combustible tras evitar hacer escalas para repostar. Poco antes de llegar a su destino se estrelló. Sólo 6 personas sobrevivieron al tremendo impacto. Para Brasil y todo el mundo del fútbol fue una irreparable tragedia a pesar de que en homenaje a los futbolistas fallecidos Chapecoense fue declarado campeón sudamericano sin, por supuesto, haber jugado la final.

Alianza de Lima y Green Cross

El 7 de diciembre de 1987, el club Alianza Lima encabezaba la clasificación de la liga peruana. Tras jugar, y ganar, con el Deportivo Pucallpa, al día siguiente del partido el equipo subió al vuelo charter que previamente había contratado para hacer el viaje de ida y vuelta de Lima a Pucallpa. Se trataba de un Fokker de élices de la Marina de Guerra de Perú que se precipitó al mar a pocos kilometros de llegar a su destino.

Aliaanza de Lima.

En el accidente perdieron la vida 43 personas, 16 integrantes del equipo, seis miembros del cuerpo técnico, cuatro auxiliares, ocho aficionados, tres árbitros y los seis tripulantes. El único superviviente fiue el piloto. El Alianza Lima tuvo que terminar el campeonato de aquel año jugando sólamente con juveniles y algunos futbolistas que le cedió el mejor equipo de Chile, Colo Colo, porque en aquel país todo el mundo estaba tremendamente sensibilizados con los accidentes aéreos tras la el accidente conocido como 'Milagro de los Andes' que sufrió un equipo uruguayo de rugbi que se dirigía a jugar un partido en Chile (unos hechos que después darían lugar a la aparición del libro y la película 'Viven') y lo sucedido en 1961 en el accidente aéreo en el que perdió la vida parte de la plantilla del Green Cross.

Accidente 1961

 

El 3 de abril de 1961 un avión Douglas DC-3 en el que viajaba ocho jugadores de la plantilla del club chileno Green Cross su entrenaador, su masajista y tres árbitros se estrelló contra la ladera noreste del cerro Las Lástimas en la cadena montañosa del Nevado de Longaví, en la zona central de Chile. No hubo supervivientes. Murieron 24 personas en el que hasta ese momento fue el más grave accidente aéreo ocurrido en el país andino.

0

No hay comentarios ¿Te animas?