Salud

Otra proeza del doctor Pedro Cavadas: Logra extirpar a un niño un tumor más grande que su cabeza

65ymás

Martes 28 de enero de 2020

3 minutos

El médico valenciano explica que sin la operación hubiese tenido "una muerte en malas condiciones"

Pedro Cavadas

El doctor Pedro Cavadas ha logrado un nuevo éxito en su carrera de logros médicos que parecían inalcanzables, ha extirpado a un niño africano de 10 años un tumor craneofacial no maligno que formaba una masa más grande que su propia cabeza y, que de no haber sido por la intervención del médico valenciano de 54 años, le habría ocasionado “una muerte en muy malas condiciones".

El cirujano ha explicado que es uno de los tumores “más grandes que se han intervenido” y ha señalado que el niño llegó a Valencia “malnutrido, muy débil y con un problema de coagulación no diagnosticado que le hacía sangrar en cada cura”.

Emmanuel, tal es el nombre del niño, padecía un fibroma osificante gigante de base de cráneo y llegó a la Fundación Cavadas desde el Congo, en un estado que seguía creciendo y le impedía ver y hablar. "No tenía vida, ese crío habría durado dos telediarios, estaba condenado a una muerte relativamente pronto", ha declarado el médico que,  afirma, tras la intervención "debería llevar una vida perfectamente normal. Ahora, al menos, tiene cara".

Jules Mbulá, el padre del niño y de sus cinco hermanos ha narrado que a Emmanuel se le declaró el tumor hace cinco años y ha peregrinado por muchos hospitales siempre haciendo la misma pregunta, "cuándo lo iban a operar".

EuropaPress 2378434  El cirujado plástico Pedro Cavadas en la entrega de ayudas para la Investigación en Salud en la Fundación Mutua Madrileña en Madrid a 19 de septiembre de 2019

Durante dos semanas, el equipo del doctor Cavadas estudió este "caso raro e infrecuente, no hay muchos tumores que lleguen a este tamaño" de Emmanuel hasta decidir operarle dos veces en ocho días, la última hace una semana. 

La primera cirugía duró diez horas y en ella extirpó el maxilar, la zona entre las órbitas oculares, el paladar y una parte de la boca que se reconstruyó tras librar al paciente del tumos. En la siguiente intervención, que duró cerca de ocho horas, Cavadas se centró en la parte intracraneal quitando la base anterior y media del cráneo y reconstruyéndolo después con las propias costillas del paciente.

"Con estas dos cirugías pudimos quitar todo el tumor y reconstruirle. Ha ido todo muy bien", ha explicado Cavadas quien asegura que dentro de pocos días volverá al Congo y allí se le reconstruirá la nariz y la dentadura.

El doctor ha declarado que antes de intervenirle, el niño "estaba muerto de miedo" y que "era difícil de manejar, cualquier cura en la que le ibas a tocar era para él una tragedia. Pero, poco a poco nos hemos ido haciendo amigos".

De Manises a Valencia

El doctor Pedro Cavadas dejó de forma "voluntaria" el pasado verano el hospital de Manises, de titularidad pública pero de gestión privada, en el que trabajaba desde 2011 como jefe del Servicio de Cirugía Reconstructiva y trató a 5.900 pacientes, para pasar al privado Hospital Vithas 9 de Octubre.

Entre las intervenciones más complejas que ha realizado destacan la reimplantación de los dos pies a un niño de 10 años de Granada que sufrió un accidente de tráfico y la reconstrucción del rostro a una mujer marroquí que lo tenía desfigurado a causa de neurofibroma que le fue extirpado y le había aislado socialmente.

Pedro Cavadas

Asimismo,  logró extirpar un tumor semimaligno gigante, situado en la base del cráneo, a un hombre de Kenia y reimplantó la mano derecha amputada de un marine estadounidense que llevaba unas 11 horas de isquemia. También fue un éxito su reconstrucción de la cara y la mano de un hombre keniano de 52 años herido por una hiena.

Pero su proyección internacional comenzó en 2004 cuando realizó una operación pionera, manteniendo vivo un brazo amputado al conectarlo con la venas y arterias de la pierna del propio amputado durante nueve días y reimplantarlo posteriormente en el entonces Centro de Rehabilitación de Levante. Dos años más tarde realizó en La Fe un trasplante de dos manos y antebrazos a una mujer que los había perdido 23 años antes tras una explosión en una clase de química. 

En la Clínica del Consuelo reimplantó las dos piernas a un hombre que sufrió su amputación tras ser arrastrado por un tren en la localidad valenciana de Benigànim y realizó el segundo autotrasplante cruzado de brazo del mundo además del segundo trasplante a nivel mundial de dos brazos enteros. También fue quien llevó a cabo el primer trasplante de cara en España, octavo del mundo, y el primero de cara que incluía la lengua y la mandíbula y realizó el primer trasplante simultáneo y bilateral de piernas a nivel mundial.

0

No hay comentarios ¿Te animas?