Salud

Fisioterapia respiratoria frente al COVID-19

Ignacio Casanueva

Viernes 12 de junio de 2020

2 minutos

Esta modalidad ayuda a mejorar el estado del diafragma en pacientes graves

Fisioterapia respiratoria frente al COVID-19

A lo largo de las últimas semanas, cuando el coronavirus más ha azotado a la población, hemos visto que la capacidad respiratoria era una alerta ante el avance de esta enfermedad en nuestro organismo.

Los pulmones son uno de los principales afectados por las complicaciones del COVID-19, necesitando una intubación en los pacientes para conseguir el oxígeno entre a estos órganos hasta que puedan recuperar la capacidad de respirar por sí mismos.

Además de los famosos respiradores, hay una modalidad de la medicina que es crucial en estos días: la fisioterapia respiratoria.

Fisioterapia respiratoria

 

El papel de la fisioterapia respiratoria es fundamental porque según indican desde el Colegio Profesional de Fisioterapéutas de la Comuniadd de Madrid (CPFCM), esta disciplina puede ayudar a reducir la estancia de los pacientes en la UCI y acelerar el proceso por el que pasan progresivamente de respirar de forma asistida a hacerlo por sí mismos.

Para lograr estos avances es óptimo que el profesional comience a trabajar con el paciente desde el primer momento, en ocasiones incluso cuando el paciente está intubado. Esta labor es aun más importante cuando la propia persona puede empezar a colaborar, siempre con técnicas consensuadas con el equipo médico y teniendo en cuenta que no se debe fatigar al paciente.

Entre las principales herramientas, enfocadas en la parte respiratoria como esquelética, están los ejercicios de reeducación diafragmática y de fortalecimiento de la musculatura.

Por si no fuera poco, el COVID-19 no solamente deja secuelas en los pulmones, sino que también los pacientes ven afectada su movilidad y fuerza. Una consecuencia mayor en los casos de cuidados intensivos. En este caso, el fisioterapeuta ayuda a la persona a recuperar esta movilidad y fuerza reduciendo el cansancio ante pequeños esfuerzos como levantarse, hablar o caminar un poco y poder realizar de nuevo sus actividades cotidianas cuanto antes.

La fisioterapia respiratoria no se restringe únicamente a aquellos pacientes que han estado en situaciones graves, sino que puede utilizarse en aquellos que se encuentran en sus casas con síntomas como tos improductiva, fatiga o falta de aire en ocasiones. En cambio, la fisioterapia respiratoria no debe realizarse si el paciente tiene fiebre, dolor torácico, mareos o aumento de la frecuencia y del trabajo respiratorios.

Desde nuestra casa podemos intentar respirar con los labios fruncidos, coger y soltar aire tumbados en distintas posiciones o inspirar de forma fraccionada. Pero como no hace falta demostrar, el coronavirus es un tema serio, de modo que estos ejercicios son recomendables hacerlos bajo el asesoramiento de un profesional especializado.

0

No hay comentarios ¿Te animas?