Medicina general

Estenosis de canal lumbar, una patología que puede aparecer a partir de los 60 años

Mariola Báez

Foto: Bigstock

Miércoles 22 de enero de 2020

2 minutos

La fisioterapia puede ayudar pero, en la mayoría de los casos, esta enfermedad requiere cirugía

Estenosis lumbar
Mariola Báez

Foto: Bigstock

Miércoles 22 de enero de 2020

2 minutos

El término estenosis siempre implica un estrechamiento en alguno de los conductos que recorren nuestro organismo. Como explican médicos especialista participantes en el proyecto Tu Vida Sin Dolor (@tuvidasindolor), la estenosis de canal lumbar hace referencia a que el conducto interno, que protege la médula espinal y las derivaciones nerviosas que de ella parten (canal lumbar), presenta un estrechamiento justo en el área lumbar, en la parte baja de la espalda, lo que provoca un “estrangulamiento” de esos nervios, responsables del movimiento de los músculos y articulaciones de las extremidades inferiores.

Causas, síntomas y tratamientos de una estenosis lumbar

Hay casos en los que esta dolencia tiene su origen en una malformación congénita, pero en la mayoría de las ocasiones, se presenta en adultos mayores, incrementándose su incidencia a medida que la edad avanza. A veces, el encorvamiento al andar, propio de algunas personas mayores, es debido a ese “pinzamiento” que provoca la estenosis y que encuentra cierto alivio cuando el tronco permanece ligeramente inclinado.

Una hipertrofia (aumento de tamaño) en los ligamentos de los columna en esa área concreta, el desgate de los discos vertebrales, que pierden su capacidad de amortiguación, una hernia discal o el avance en la enfermedad de artrosis lumbar, como apunta la Sociedad Española de Reumatología (@SEReumatología), pueden estar detrás de ese estrangulamiento que provoca un dolor intenso, que baja desde el final de la espalda hasta las piernas y puede resultar invalidante.

estenosis canal lumbar

En los casos leves, la fisioterapia puede resultar de gran ayuda con ejercicios y movimientos específicos que contribuyan a “liberar” los nervios comprimidos. Abdominales superiores de frente y cruzados, elevación de caderas (puente), estiramientos de isquiotibiales o estiramiento del lumbosacro en silla (sentados, inclinar el tronco hacia adelante) son algunos de los ejercicios  que propone la Sociedad Española de Rehabilitación y Medicina Física (@SERMEF_es).

Según sea el grado de opresión sobre los nervios que provoca la estenosis, una intervención quirúrgica puede ser la única opción posible para lograr acabar con la dolorosa sintomatología de esta enfermedad que puede confundirse, en un primer momento, con una ciática. La técnica quirúrgica empleada tiende a ser cada vez menos invasiva y requiere de pruebas previas (radiografía, resonancia magnética, TAC…) que garanticen sus resultados exitosos.

Escribe tu comentario aquí 0
0

No hay comentarios ¿Te animas?