Medicina preventiva

¿Qué es el envejecimiento activo del que tanto se habla?

Mariola Báez

Miércoles 20 de noviembre de 2019

2 minutos

Refleja que cumplir años no supone dejar de estar activo a nivel físico y mental

¿Cómo afectan los cambios en el metabolismo de los mayores y qué pueden provocar?

Los avances en la medicina y la mejoras en la calidad de vida logradas en las últimas décadas, han hecho que aumente la longevidad y que la idea de envejecer ya no se relacione inevitablemente con la inactividad en todos los sentidos. Hemos aumentado la esperanza de vida, pero ya no basta con cumplir años sino que hay que cumplirlos sintiéndonos bien.

Según datos del Imserso, un 53% de personas mayores de 65 años se decide a emprender nuevas actividades después de la jubilación y ésta es una cifra va en aumento. El envejecimiento activo supone precisamente eso: la posibilidad de elegir y hacer multitud de actividades que hagan de la vejez una etapa plena, en la que una persona mayor esté absolutamente integrada en la sociedad, aportando su experiencia y disfrutando de cada nueva oportunidad.

De qué depende envejecer de manera activa

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define el envejecimiento activo como el proceso que permite optimizar las oportunidades en salud, participación y seguridad con el fin de mejorar la calidad de vida a medida que las personas van envejeciendo.

Llevar una dieta saludable, hacer algo ejercicio físico a diario, potenciar el desarrollo cognitivo con nuevas actividades formativas, incluso volviendo a la estudiar en la universidad, y saber disfrutar de una etapa de tranquilidad y bienestar haciendo, tal vez, esas actividades que por falta de tiempo no pudiste hacer en su momento, son algunas de las claves para envejecer de manera activa a medida que avancen los años.

Envejecimiento activo (EuropaPress 1827873 EUSKADI  remitida por Irekia)

 

El Libro Blanco del Envejecimiento Activo del Imserso señala que la sociedad en su conjunto y también cada persona a nivel individual, deben asumir que el desarrollo personal no termina al cumplir 60 ó 65 años, sino que se prolonga a lo largo de toda la vida. Autolimitarse por una cuestión de edad es algo que, hoy en día, no tiene sentido.

Cuidar la propia salud es básico para que el proceso de envejecimiento no suponga un freno ni un impedimento a la hora de disfrutar de las nuevas oportunidades que ofrece esta etapa vital.También a nivel institucional son muchos los programas y actuaciones que inciden en la necesidad de fomentar el envejecimiento activo en un sector de la población que aumenta en número cada año. Cada vez son más las propuestas que ofrecen los servicios sociales de los distintos ayuntamientos destinadas a favorecer actividades deportivas, culturales o de ocio para personas mayores. Viajar, practicar deportes de bajo impacto, o disciplinas como el Yoga o el Pilates, acudir a clases de las materias que siempre quisiste estudiar, aprender nuevas habilidades… envejecer más activo que nunca está a tu alcance.

0

No hay comentarios ¿Te animas?