Medicina preventiva

¿Se puede operar la vista cansada?

Teresa Rey

Jueves 14 de noviembre de 2019

2 minutos

Existen distintas opciones de tratamiento para la vista cansada o presbicia

Posibilidades de operar la vista cansada (Creative commons)
Teresa Rey

Jueves 14 de noviembre de 2019

2 minutos

Si notas que no ves de cerca con la misma precisión que hace unos años es probable que tengas vista cansada o presbicia. Este es un fenómeno que comienza a darse a partir de los 40 o 45 años de edad como consecuencia del envejecimiento de los órganos. Se debe al deterioro progresivo del cristalino, el componente del ojo responsable del enfoque o acomodación de la visión y que es el que permite ver con mayor o menor claridad. Existen dos posibilidades de tratamiento: lentes y cirugía, siendo el oftalmólogo el que nos debe indicar lo más apropiado en nuestro caso.

Las estimaciones hablan de que en la actualidad hay unos 1.800 millones de présbitas en todo el mundo, y para 2020 se esperan alcanzar los 2.300 millones, informan desde la Clínica Barraquer.

Gafas para la presbicia

En el caso de que no se desee pasar por el quirófano para corregir la vista cansada existen diferentes soluciones mediante el uso de lentes especiales. Tenemos varias opciones:

  • Gafas monofocales: solo para corregir la visión de cerca.
  • Gafas bifocales: combinan dos graduaciones y la de cerca se ubica en la parte inferior del cristal.
  • Gafas progresivas: en este caso la lente acomoda la vista de forma gradual, es decir, en la parte superior de la misma se verá mejor lo más lejano y según vayamos bajando por la lente iremos apreciando las cosas de una forma más clara. Además presentan distintos rangos de enfoque.

Operar la vista cansada

A la pregunta de si se puede operar la vista cansada, los oftalmólogos indican que sí. Otro asunto es entrar a valorar la efectividad o no de este procedimiento. Pero el tratamiento quirúrgico para la presbicia como tal, existe.

Hay dos técnicas:

  • Lente Intraocular (LIO). Es la cirugía tradicional y consiste en sustituir el cristalino por una lente intraocular multifocal con tres planos de enfoque (lejano, medio y próximo). El cerebro será el que escoja cuál de ellos resulta el más adecuado en cada ocasión a través de un proceso que se llama pseudoacomodación, apuntan desde Sanitas, quienes también apuntan la segunda de las técnicas.
  • Láser. Las técnicas más modernas emplean plataformas láser destinadas a tratar este trastorno de una forma específica, mediante la modificación de la superficie corneal. En líneas generales con este método se trata de recuperar la forma de ver combinada con la que funcionan nuestros ojos de forma natural. Esto es, normalmente un ojo ve mejor de lejos y otro lo hace mejor de cerca, de modo con el láser se corrige cada ojo para su distancia.

Sobre el autor:

Teresa Rey

… saber más sobre el autor