Salud

La rosácea: enfermedad cutánea que se origina con la hinchazón de las venas en las mejillas y nariz

Ignacio Casanueva

Foto: BigStock

Lunes 18 de enero de 2021

2 minutos

Pómulos enrojecidos ¿qué es la rosácea? ¿se puede prevenir?
Ignacio Casanueva

Foto: BigStock

Lunes 18 de enero de 2021

2 minutos

Tener color en las mejillas se asocia en la cultura popular a un síntoma de tener salud. Se puede ver en ese gesto involuntario de agarrar la mejilla de los más pequeños. Pero a veces, este color rojizo no siempre está ligado a un buen motivo. En ocasiones este color se deba a la rosácea.

La rosácea es una enfermedad de la piel que se manifiesta en la cara con un característico color rojo, a veces acompañado de un sarpullido o acné. Hasta ahora se han podido identificar los grupos que más tendencia tienen a desarrollarla: mujeres entre los 30 y 50 años con piel sensible.

Podemos comenzar a sospechar que padecemos esta patología si hemos tenido episodios como estos:

Enrojecimiento: es el más reconocible. Se debe a que las pequeñas venas de las mejillas y de la nariz se hinchan y se hacen más visibles

Protuberancias: Al igual que se hinchan las venas de la cara, también se generan granitos parecidos al acné.

Temperatura: La piel puede sentirse caliente además de sensible.

Problemas oculares: Las personas con esta enfermedad pueden notar cómo sus ojos a veces están secos, irritados o con los párpados hinchados.

Nariz: Con el paso del tiempo, la nariz puede engrosarse y hacer que parezca más bulbosa. Un hecho que puede desarrollarse con más frecuencia en hombres que en mujeres.

Dermatitis atópica, psoriasis, rosácea y vitiligo: enfermedades de la piel más comunes

¿Qué lo provoca?

Uno de los principales problemas que presenta la rosácea es que no se ha dado con la causa que la genera. Los expertos creen que se debe a una combinación de factores hereditarios y ambientales, no a raíz de una mala higiene. Entre estos factores se encuentran las bebidas calientes y las comidas picantes, bebidas alcohólicas, luz del sol, productos cosméticos abrasivos o las temperaturas extremas.

La rosácea se trata de una enfermedad leve que después de unas semanas puede desaparecer y resurgir con el tiempo, son los conocidos como brotes. Únicamente existen complicaciones cuando las glándulas sebáceas de la nariz se agrandan, lo cual puede llevar a una acumulación de tejido en la nariz y alrededor de esta e impedir la correcta entrada de aire y por ello dificultar la respiración.

Llegados a este extremo o no, debemos acudir a nuestro médico de cabecera para que identifique la rosácea y nos recomiende pautas para prevenir o ralentizar la aparición de brotes en el futuro.