Preguntas

¿A qué se deben los vértigos que pueden sufrir las personas mayores?

Mariola Báez

Foto: Bigstock

Lunes 17 de junio de 2019

1 minuto

Este particular mareo puede tener distintas causas, pero el principal “sospechoso” es el oído

cinetosis, mareos provocados por el movimiento al viajar

Los vértigos no son exclusivos de la edad avanzada, pero sí suelen manifestarse con más frecuencia en los adultos mayores. Según datos de la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (@SEORLCCC) una de cada cinco personas sufrirá un episodio de mareo o vértigo a lo largo de su vida.

No es fácil definir qué es un vértigo, porque es algo más que un “todo me da vueltas”. En 2009, la Bánáry Sociaty (sociedad sueca de carácter internacional centrada en estudios de Neurología y Otología) los describió como una sensación de movimiento propio, cuando, realmente, ese movimiento no existe, porque estamos quietos.

En realidad, se trata de una distorsión que implica no solo que lo que nos rodea gira sin control, sino, además, otras sensaciones: balanceo, inclinaciones hacia un lado u otro, impresión de “resbalar”.

¿Dónde puede estar el origen de los vértigos?

La SEORL recuerda que los vértigos no son una enfermedad en sí mismos, sino un síntoma de que algo pasa en el organismo. Es esencial averiguar qué los provoca, especialmente en el caso de personas mayores, porque el incremento en el riesgo de sufrir una caída es evidente.

La causa más común suele ser una enfermedad denominada vértigo posicional paroxístico benigno, que se manifiesta, sobre todo, al realizar un movimiento brusco con la cabeza. Suele presentarse con mayor prevalencia en el caso de las mujeres y su origen puede ser diverso, desde el más simple: un golpe o traumatismo craneoencefálico, hasta lo que se conoce como migraña vestibular.

Esta enfermedad, difícil de diagnosticar, está relacionada con una alteración en las sustancias que contiene el sistema vestibular o cóclea (lo que siempre hemos llamado “caracol” en el oído interno). La posición alterada de unas minúsculas partículas sólidas que se encuentran en su interior (otolitos) son responsables, en parte, de nuestro propio equilibrio y en ellas podría estar la causa de esos episodios de vértigo, cortos, repentinos y que pueden llegar a ser invalidantes.

Es importante acudir al especialista para saber qué causa los vértigos, porque podrían esconder otras patologías, desde una dolencia cardiovascular (la sangre no está llegando de forma adecuada al cerebro), hasta un déficit nutricional.

En cuanto a los tratamientos, son muy diversos, dependiendo del origen de los vértigos. Generalmente son farmacológicos y todos buscan un mismo objetivo: frenar su aparición para controlar sus riesgos.

 

 

Escribe tu comentario aquí 0
0

No hay comentarios ¿Te animas?