Preguntas

Qué ocurre en nuestro organismo cuando dejamos de fumar

Rosa María Torres

Sábado 20 de abril de 2019

2 minutos

El 75% de los fumadores españoles fracasa al intentar dejar de fumar

La mitad de los españoles desconocen que el tabaco daña los oídos

Un cigarro está compuesto por cuatro mil sustancias químicas; 200 son venenosas y 40 de ellas, producen cáncer. Entre ellas:
alquitrán, B-Naftilamina o cateco, de alto contenido carcinógeno o nicotina que es adictivo, metano que es un gas que se usa como combustible o monóxido de carbono que es un veneno, presente en el humo de escape de los coches. Por eso, dejar de fumar no solo evita el riesgo de cáncer sino también porque ayuda al buen funcionamiento del sistema cardiovascular.

A día de hoy, según la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria, 950.000 personas fuman a diario en España, aunque una encuesta de consumo de drogas EDADES realizada por el Ministerio de Sanidad apunta que lo hace un 34% de adultos. Asimismo, 52.000 personas mueren al año por culpa de este vicio.

El tabaco genera una de las adicciones más complicadas de superar. ¿Te gustaría dejar de fumar y ahorrar en dinero y salud? A continuación te contamos cómo evolucionará tu cuerpo después de tu último cigarrillo, según los datos recogidos en un Estudio de la Sociedad Americana contra el Cáncer.

  • Solo a los treinta minutos de haber apagado el cigarrillo, la presión sanguínea y el pulso descenderán, tus manos y tus pies comenzarán a estar un poco más calientes.
  • En las primeras 8 horas, los niveles de gases en tu sangre se estabilizarán: subiría la cantidad de oxígeno y bajará los niveles de monóxido de carbono, una de las sustancias nocivas que contiene el tabaco.
  • Después de 48 horas mejorará tu sentido del gusto y del olfato. Podrás disfrutar más de la comida y de los aromas de la naturaleza. Además, los pulmones ya habrán comenzado a eliminar la nicotina de tu cuerpo.
  • Entre el segundo y el tercer día, el organismo queda libre de nicotina y por lo tanto se hace notar el temido síndrome de abstinencia. En muchas personas, se produce cambios en el humor, apatía, irritabilidad o depresión. También es frecuente que aparezcan episodios de cefalea o fatiga.
  • Una vez transcurridas 72 horas, los bronquios de tus pulmones comenzarán a relajarse. Como consecuencia notarás que puedes respirar más profundo.
  • Después de 3 meses mejorarán tanto el sistema circulatorio como el sistema respiratorio. Tendrás mejor capacidad física.
  • A los 9 meses notarás cómo la tos y la congestión irán desapareciendo.
  • Después de 1 año el riesgo de padecer una enfermedad cardíaca habrá descendido a la mitad.
  • Tras 5 años, el riesgo de infarto cardiovascular descenderá al mismo nivel que el de una persona no fumadora. Además, reducirás en un 50% las probabilidad de sufrir cáncer de garganta, boca, esófago y vesícula.
  • Después de 15 años, las probabilidades de muerte por tabaco son casi nulas.
Mujer respirando hondo (bigstock)

 

 

0

No hay comentarios ¿Te animas?