Preguntas

¿Cómo se producen las pesadillas? ¿Podemos evitarlas?

Victoria Herrero

Foto: Bigstock

Jueves 12 de septiembre de 2019

2 minutos

Detrás de estos sueños aterradores se pueden esconder algunos problemas emocionales

¿Cómo se producen las pesadillas? ¿Podemos evitarlas?

Uno de cada dos adultos tiene pesadillas mientras duerme, según explican desde el Hospital Vithas Santa Catalina (@vithas). Hablamos de un sueño desagradable que solemos tener durante la fase REM y que origina una situación de miedo, terror o angustia. Algo que ocurre con mayor frecuencia cuando el individuo tiene una preocupación que le ronda la cabeza, pero que también puede deberse a ciertos miedos que tenga en su vida y que se manifiestan a la hora de dormir.

El hecho de sufrir pesadillas se suele asociar sobre todo a la infancia, pero esto no quiere decir que no se puedan tener durante la edad adulta. En estos casos, como explican desde la Asociación Española del Sueño (@Asenarco), estos sueños desagradables pueden "obedecer a ciertos problemas emocionales como la ansiedad, la depresión u otros problemas de personalidad".

Incluso aquellas personas que sufren estrés postraumático son más propensas a evocar estos sueños que les aterran y que hacen que se despierten en mitad de la noche con angustia, sudores y el corazón latiendo muy rápidamente.

¿Cómo se producen las pesadillas y cómo podemos evitarlas?

Consecuencias de las pesadillas y cómo evitarlas

Cuando estas ensoñaciones que nos causan temor se producen con cierta asiduidad, nuestro cuerpo se resiente a nivel físico y mental. Así, es posible que aumente nuestro insomnio y nos encontremos cansados e irritados durante el día. También puede que algunas personas tengan temor a irse a la cama por sufrir esas pesadillas, como indican estos últimos expertos.

En definitiva, supone una alteración de la calidad de vida, por lo que es preciso contar con la ayuda de un médico que pueda prescribir fármacos para ello o bien aconsejar la realización de terapias que favorezcan un mejor descanso nocturno.

Junto a todo ello, no está de más que tengamos presentes algunos factores de riesgo que desencadenan esas pesadillas, además de seguir una serie de hábitos saludables antes de ir a dormir:

  • Así, entre los factores de riesgo que pueden causar pesadillas destacan los efectos secundarios de algunos medicamentos, las comidas copiosas justo antes de irnos a la cama, el consumo de drogas, beber demasiado alcohol o tener fiebre demasiado alta.
  • Entre las medidas de prevención, podemos mencionar el hecho de acostarnos y levantarnos a la misma hora de forma regular, evitar trasnochar, cenar de forma ligera y un par de horas antes de dormir, evitar las bebidas estimulantes, tener cuidado si seguimos un tratamiento prolongado con tranquilizantes (consultar en este caso con nuestro médico) y dedicar los últimos minutos de la noche a la lectura o a la meditación.
0

No hay comentarios ¿Te animas?