Preguntas

¿Qué provocan las alteraciones en el hipotálamo y cómo afectan a los mayores?

Teresa Rey

Foto: Bigstock

Lunes 24 de febrero de 2020

3 minutos

Es una estructura diminuta de nuestro cerebro de la que dependen importantes funciones vitales

Qué provocan las alteraciones en el hipotálamo y cómo afectan a los mayores

El hipotálamo es una estructura diminuta que forma parte de nuestro cerebro y detrás de la cual se hallan gran parte de nuestras funciones vitales. Es la zona en la que se producen hormonas que controlan la temperatura corporal, el hambre, la sed, los estados de ánimo, la libido, el sueño y la frecuencia cardíaca, entre otras. Por lo tanto, una alteración en esta parte puede tener importantes consecuencias para la salud en general.

Funciones vitales

Este lugar del cerebro se encarga de controlar el sistema nervioso autónomo y el sistema endocrino. Por eso se le considera como un órgano endocrino que junto con el tálamo forma el diencéfalo, configurando parte del sistema límbico. Su tamaño es como el de un guisante, pero a pesar de ello tiene una cantidad de neuronas que no presenta ningún otro órgano.

El hipotálamo resulta fundamental para los seres humanos, pues es el responsable de controlar diversas funciones vitales. Así, es el encargado de mantener la temperatura corporal constante de modo que controla la sudoración y la frecuencia respiratoria, junto a otros elementos.

A través de distintas hormonas y péptidos ayuda a regular la sed y el apetito. Algo similar hacer con el sueño y los ritmos circadianos. Esto lo ejecuta a través de uno de sus núcleos que recibe información de la retina. Esta detecta los cambios de luz, datos que envía a la epífisis o glándula pineal que se encuentra en el hipotálamo. Si no hay claridad esta glándula secreta melatonina para poder dormir, pero si la hay entonces lanza menos de esta sustancia para que permanezcamos despiertos.

¿Sabías que nuestro cerebro se bloquea al pensar en la propia muerte? Así lo afirma un estudio

En esta parte del cerebro se libera también oxitocina, que se relaciona con el orgasmo y con la conducta maternal y paternal.

Por otro lado, interviene en la coordinación del ciclo menstrual femenino y la espermatogénesis en hombres, efectuando un balance de las hormonas. De hecho, controla la hipófisis una pequeña glándula en la base del cerebro, justo por debajo del hipotálamo, que a su vez se encarga de que funcionen correctamente las glándulas suprarrenales, los ovarios, los testículos y la glándula tiroides.

Al mismo tiempo regula la tensión arterial, la función hormonal, las hormonas y factores de crecimiento. También tiene que ver con la regulación de la memoria y de la energía que disponemos.

Alteraciones generales

Teniendo en cuenta todo lo dicho ¿qué ocurre si presentamos alguna alteración o disfunción en el hipotálamo? Pues dependerá de dónde se produzca el daño, dando lugar a distintos tipos de trastornos. La alteración de cualquiera de sus núcleos genera problemas de salud diversos.

La disfunción hipotalámica suele deberse en líneas generales a consecuencia de una cirugía, traumatismos cerebrales, tumores y radiación. En el caso de padecer algún tumor se puede experimentar dolor de cabeza o pérdida de la visión. Si es la tiroides la perjudicada, se presentarán síntomas de hipotiroidismo.

Cuando perjudica a las glándulas suprarrenales, es posible que haya signos de función suprarrenal baja. Se notará entonces fatiga, debilidad, falta de apetito, pérdida de peso y falta de interés en general.

Origen cerebral de las convulsiones

Afecciones específicas

Existen distintas afecciones concretas, por ejemplo una lesión en la región laudolateral producirá una disminución de las actividades simpáticas y de la temperatura corporal. Mientras que si la zona afectada es la rostromedial, se alteraran las actividades parasimpáticas, aumentando como consecuencia la temperatura del cuerpo.

También puede acontecer lo que se conoce como síndrome de diabetes insípida, que sucede cuando la secreción de la hormona ADH es muy baja. Esto da lugar a un aumento de la ingesta de líquido y de la necesidad de ir al baño para orinar, de modo que en ocasiones los afectados por este trastorno se deshidratan con cierta facilidad.

Destaca además el síndrome de Korsakoff, en cuyo caso se encuentran afectados los núcleos mamilares relacionados con el hipocampo y la memoria. Esta alteración genera amnesia anterógrada o la incapacidad de incorporar nuevos recuerdos a largo plazo.

Los afectados tienden suelen suplir esas carencias de memoria a través de fabulaciones, no con la intención de engañar sino como una forma de compensar esos olvidos, y por ello en su lugar imaginan hechos que no ha sucedido o que no son reales. Suele ser un problema vinculado con el alcoholismo crónico, pero también se produce por otros daños en distintas regiones de esta parte del cerebro.

Menos común es la insuficiencia hipofisaria, en donde se da una deficiencia que provoca que la hipófisis o glándula pituitaria no produzca una o más hormonas o la cantidad que genera no resulta la adecuada para un buen funcionamiento.

La hipófisis regula la actividad de la mayor parte de las demás glándulas endocrinas. Al producirse este fallo tiene lugar lo que se conoce como hipopituitarismo y normalmente se desarrolla de forma gradual de modo que sus síntomas van empeorando con el tiempo, aunque en algunas personas surgen de forma repentina.

0

No hay comentarios ¿Te animas?