Preguntas

¿Por qué es malo para el cerebro de los mayores abusar de las grasas?

Teresa Rey

Foto: Bigstock

Domingo 12 de enero de 2020

3 minutos

Una investigación indica que esta ingesta en más perjudicial en las mujeres que en los hombres

Por qué es malo para el cerebro de los mayores abusar de las grasas

Abusar de las grasas de forma indebida no trae por lo general nada positivo para el organismo. Son varios los estudios que reflejan que el consumir estas de forma descontrolada afecta negativamente a la salud. Uno de los últimos hace referencia a su influencia en el cerebro. Establece además una diferenciación en cuanto a los sexos pues la investigación, que se ha realizado en ratones, ofrece resultados distintos entre los machos y las hembras.

Grasa y neuronas

El estudio se ha publicado en la revista eNeuro de la Sociedad de Neurociencias Norteamericana. Tras realizar el análisis, los autores detectaron que una dieta con alto contenido en grasas limita el nacimiento y crecimiento neuronal en ratones adultos hembra, pero no ratones adultos macho. Esta disfunción de las neuronas en lo que se considera su neurogénesis (formación y desarrollo), puede tener un vínculo con trastornos metabólicos como la obesidad y la diabetes tipo 2, relacionados a su vez con un mayor riesgo de padecer trastornos cerebrales como la depresión o la enfermedad de Alzhéimer.

El hipocampo, que es el área del cerebro relacionada con la memoria y las emociones, es uno de los lugares donde se produce la neurogénesis adulta. Durante el estudio, los investigadores alimentaron a un grupo de ratones con un régimen alimentario rico en grasas y a otro con uno normal durante dieciocho semanas. En el primero, los roedores experimentaron un aumento del peso además de los niveles de azúcar en sangre, en ambos sexos. Pero, solo las hembras mostraron alteraciones de neurogénesis en el hipocampo. Es decir, estas presentaron menos neuronas nuevas y en desarrollo, sin embargo los roedores macho tenían la misma cantidad de neuronas nuevas que los del grupo de control.

Con estos resultados se obtiene una información novedosa y que podría explicar en parte por qué las mujeres tienen un mayor riesgo de deterioro cognitivo en una depresión o si padecen alzhéimer. Desde el punto de vista de estos científicos sería necesario realizar análisis que ayudaran a profundizar en este asunto, que a su vez pudieran facilitar la obtención de nuevos métodos preventivos y terapias basadas en el metabolismo y que abordaran determinados trastornos mentales.

Qué ocurre cuando nos diagnostican dislipidemia o una alta concentración de grasas en sangre

Células microgliales

Este no es el único estudio realizado en este sentido. Otra investigación reciente demostró que una dieta poco equilibrada puede generar cambios neurológicos en el cerebro. Los autores pertenecen a la Univesidad de Yale (Estados Unidos) y fue publicado en la revista Cell Metabolism. Se centraron en analizar los efectos de una alimentación alta en grasas y en carbohidratos. Descubrieron que después de tres días comiendo de este modo el hipotálamo se inflama, incluso antes de comenzar a engordar y presentar problemas de obesidad.

Los animales que se sometieron al estudio experimentaron cambios en la estructura de las células microgliales, que se encargan de proteger de la inflamación al sistema nervioso central. Al mismo tiempo se apreció que la activación de la microglia se producía por cambios en sus mitocondrias, que intervienen en los procesos del organismo para obtener la energía de los alimentos. Estas se mostraron más pequeñas en los animales que recibieron más cantidades de grasa en sus comidas. Algo que se produjo a consecuencia de la activación de una proteína que regula la utilización de la energía de las mitocondrias, la proteína de desacoplamiento 2 (UCP2), y que afecta a las neuronas cerebrales. 

Los científicos apreciaron que cuando se activaba la UCP2 al recibir una señal inflamatoria por la ingestas de grasas, acontecía una estimulación que hacía que los animales comieran más y aumentaran por tanto de peso. Sin embargo, al eliminar dicha proteína y bloquearse su mecanismo, redujeron las ingestas y es por ello que no engordaron tanto.

Esto lo que demuestra por tanto es que si comemos de forma desequilibrada con una dieta formada por un alto contenido en grasas, tiene lugar una alteración neurológica. En este caso, no se ha hecho una distinción por sexos, de modo que los resultados se pueden aplicar a ambos. Hay mecanismos cerebrales específicos que se ponen en marcha al exponernos a determinado tipo de alimentos, y cuando esta exposición se hace de forma repetitiva entonces el perjuicio que le hacemos al cuerpo es exponencialmente mayor, y esto e salgo que sucede a cualquier edad.

¿Qué tipo de grasas deben evitar los mayores?

El siguiente paso que quieren estudiar estos especialistas es ver hasta qué punto la microglia alterada podría tener influencia en la formación de ciertas patologías relacionadas con el buen funcionamiento del cerebro como en la enfermedad de alzhéimer. Diversos estudios han demostrado que este trastorno neurológico está asociado a las transformaciones que se produce en las células microgliales del cerebro y que tiene una incidencia superior en personas con obesidad.

El consejo, por tanto, de los especialistas es realizar una dieta lo más balanceada posible, pues un exceso de grasas altera la funcionalidad del cerebro. No se trata de suprimirlas, pero sí de tomarlas con moderación.

0

No hay comentarios ¿Te animas?