Preguntas

Síndrome de Gilles de la Tourette: ¿en qué consiste esta enfermedad rara?

Verónica Mollejo

Foto: Bigstockphoto

Martes 13 de agosto de 2019

2 minutos

Este trastorno neurológico se manifiesta por primera vez en la infancia o en la adolescencia

Síndrome de Gilles de la Tourette

Seguramente, jamás hayas oído hablar de esta extraña enfermedad, que afecta a un pequeño porcentaje de la población. El Síndrome de Gilles de la Tourette, que recibe su nombre en honor al neurólogo francés que diagnosticó por primera vez dicha afección en 1885, es un trastorno neurológico que se caracteriza por la aparición de tics motores y fónicos, que acompañan al paciente durante más de un año, influyendo notablemente en su calidad de vida.

Tal y como explica la Tourette Association of America (@TouretteAssn), "por lo general, los primeros síntomas son movimientos involuntarios (tics) de la cara, de los brazos, de los miembros o del tronco. Estos tics son frecuentes, repetitivos y rápidos. El primer síntoma más habitual es un tic facial. Pueden reemplazarlo o agregarse otros tics del cuello, del tronco y de los miembros". Parpadear reiteradamente, encoger los hombros, sacudir la cabeza o retorcer la nariz son algunos ejemplos de ello.

Además, la enfermedad también implica tics vocales que, generalmente, se producen con movimientos y que incluyen gruñidos, gritos, ladridos, carraspeos e incluso palabras obscenas, un trastorno conocido como coprolalia. Bajo esta premisa, ¿qué causas hay detrás del Síndrome de Gilles de la Tourette?

Síndrome de Gilles de la Tourette

Causas desconocidas

Por el momento, se desconoce la causa exacta detrás de esta extraña enfermedad, aunque algunos expertos apuntan a la combinación de factores genéticos y ambientales, así como algún desorden en las sustancias químicas del cerebro que transmiten los impulsos nerviosos, como la dopamina y la serotonina.

La Clínica Mayo (@ClinicaMayo) señala también a unos factores de riesgo, como los antecedentes familiares y el género del paciente, pues "los hombres tienen entre tres y cuatro veces más probabilidades que las mujeres de desarrollar el síndrome de Gilles de la Tourette", asegura.

El Síndrome de Gilles de la Tourette suele aparecer por primera vez entre los 7 y los 10 años y acompaña al paciente hasta la tercera edad.  Afortunadamente, no es una enfermedad que imposibilite hacer una vida normal, ya que los tics se pueden controlar mediante ejercicios o el consumo de algunos medicamentos.

Eso sí, es importante tener en cuenta que los síntomas suelen empeorar en épocas de estrés y cansancio, durante el sueño, cuando cambia el tiempo o si el paciente está enfermo. Además, "antes de la aparición de los tics motores o vocales, es probable que se experimente una sensación corporal incómoda (impulso premonitorio) como picazón, cosquilleo o tensión. Cuando aparece el tic, se siente alivio", añade la Clínica Mayo. Por eso, ante la más mínima señal, resulta fundamental acudir a un centro hospitalario.

0

No hay comentarios ¿Te animas?