Salud

¿Qué es la reflexología y cómo alivia el dolor?

Ruth Macarrón

Miércoles 4 de diciembre de 2019

2 minutos

También llamada reflexoterapia o terapia zonal

Qué es la reflexología (Bigstock)
Ruth Macarrón

Miércoles 4 de diciembre de 2019

2 minutos

Te interese o no la medicina alternativa, seguro que has oído hablar de la reflexología. Se trata de una terapia alternativa que busca aliviar síntomas o enfermedades de nuestro cuerpo presionando distintos puntos reflejos, tradicionalmente situados en los pies (aunque también en las manos, en la cara o en las orejas) pero, ¿funciona realmente?

El origen de la reflexología

Esta práctica, cuyo origen parece ser más antiguo, se emplea como terapia desde principios del siglo XX, como explican en el Instituto de Reflexología de Madrid. William H. Fitzgerald, un médico estadounidense nacido en 1872, desarrolló un sistema basado en la acupuntura, una práctica de la medicina tradicional china que le encantaba, y que denominó terapia zonal. El sistema de Fitzgerald establece conexiones entre nuestros órganos internos y algunos puntos que sitúa en nuestros pies, cabeza o manos, y pretende aliviar el dolor y curar enfermedades mediante la presión esos puntos reflejos. Años después, otra terapeuta americana llamada Eunice D. Ingham recopiló los estudios del médico y desarrolló su propio método, que ha servido de base para el masaje plantar que muchos masajistas aplican en la actualidad.

¿Es efectiva la reflexología?

Aunque no hemos encontrado estudios científicos que avalen la reflexología como un tratamiento efectivo para curar enfermedades, la OMS la recoge como terapia alternativa, si bien llama la atención de los gobiernos sobre la necesidad de regular este tipo de prácticas. Muchos pacientes experimentan una sensación de tranquilidad o bienestar después de una sesión de reflexología, y este bienestar puede llegar a paliar dolencias con las que llega el paciente y ayudarle en su equilibrio emocional. También se recomienda para deportistas o personas con problemas de sueño.

Una sesión de reflexología transcurre de una manera muy agradable: prepárate para recibir un placentero masaje de manos o pies con el que incluso puedes llegar a dormirte. Por sus características, es complicado encontrarle efectos secundarios, pero recuerda que este tipo de tratamientos alternativos no pueden suplir los que te prescribe tu especialista.