Salud

Retiran del mercado una tonelada de jamones y paletas ibéricas que se manipulaban en un garaje

65ymás

Jueves 26 de diciembre de 2019

3 minutos

Estaban en las provincias de Sevilla y Salamanca y son "susceptibles de ser dañinos para la salud"

Retiran del mercado una "gran cantidad" productos ibéricos por ser manipulados en un garaje

Agentes de la Guardia Civil han procedido a la retirada de más de 1.000 kilogramos de productos ibéricos, junto a más de 4.000 sobres de ibérico loncheado al vacío y otros productos, en las provincias de Sevilla y Salamanca por contar con certificados falsos y ser "susceptibles de ser dañinos para la salud", pues habían sido manipulados en un garaje.

Según fuentes de la Comandancia de Salamanca, el servicio del Seprona tuvo conocimiento de la posible existencia de un local en el término municipal de Aldeatejada (Salamanca), en el cual se estarían llevando a cabo la manipulación de productos cárnicos careciendo de autorización sanitaria.

Por ello, agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza de Salamanca y Béjar, junto a veterinarios del Servicio de Sanidad de la Junta de Castilla y León, llevaron a cabo el pasado 12 de diciembre una inspección conjunta en el garaje.

El objetivo era "comprobar las sospechas existentes y las condiciones higiénico-sanitarias en que se llevaba a cabo el tratamiento de los productos alimentarios".

Allí comprobaron que empresas de la provincia de Salamanca y otra de Sevilla remitían jamones y paletas ibéricas al garaje para su corte a cuchillo y posterior envasado en sobres con los anagramas de los proveedores al vacío, y que ese material luego era recogido por las mismas empresas para su posterior venta al público.

Además, el responsable de la actividad compraba jamones que loncheaba, en los que luego ponía una etiqueta sobre el registro sanitario de la empresa a la que compraba el producto sin su autorización para su posterior venta y con una certificación de la que carecía.

Para realizar el corte a cuchillo de los encargos se contrataban los servicios de hasta siete cortadores de jamón, "dependiendo de la demanda y posibilidades de los cortadores", ha informado la Benemérita.

El garaje contaba con "todos los elementos para cortar a cuchillo los perniles", donde los agentes localizaron siete jamoneros, ocho basculas de precisión, dos envasadoras al vacío, una cámara frigorífica y sobres al vacío, entre otro material.

Como resultado de la inspección, la Guardia Civil ejecutó la inmovilización en el local de aproximadamente 1.000 kilogramos de productos cárnicos entre jamones, paletas y sobres de loncheados de jamón y paleta, procedentes de las empresas de Salamanca y Sevilla, al carecer de la pertinente autorización sanitaria de funcionamiento y realizar el tratamiento de los productos sin ningún control sanitario, en "unas instalaciones no aptas" para esa actividad.

Por todo ello, los responsables del caso han procedido a la investigación de dos varones, el primero de ellos el encargado de la actividad, de 34 años y experto cortador de jamón, como supuesto autor de delitos contra la salud pública, falsificación documental y delito relativo a los consumidores por comercializar loncheados de jamón y paletas con la denominación de producto ibéricos, "los cuales no pueden ser comercializados bajo esa denominación, al carecer de la certificación oficial que exige la norma de calidad del ibérico", y al segundo como supuesto autor de un delito contra la salud pública.

En los días posteriores a la inspección, veterinarios de la Junta de Andalucía en Sevilla han llevado a cabo la retirada del mercado de 2.482 sobres de loncheado de jamón y 1.414 sobres de loncheado de paleta, y veterinarios de la Junta de Castilla y León han inmovilizado "gran cantidad de producto curado" en Salamanca.

Asimismo, la Guardia Civil continúa con las investigaciones, sin descartarse más investigados, y ha puesto las diligencias a disposición del Juzgado de Instrucción en funciones de Guardia de Salamanca.


Fe de erratas: Por error se publicó una imagen en este artículo que no se correspondía con la información. Lamentamos las molestias.

2
Pedro Hace 2 meses
¿Quién decide si son aptas o no las condiciones sanitarias? Será el juzgado pero no la guardia civil. Si los cortadores disponían de carné de manipulador de alimentos sería suficiente. ¿Qué otra autorización sanitaria necesitan? No entiendo por qué el jamón tiene que perder su certificado después de cortarlo. Este caso es muy raro, inmovilizan una empresa dada de alta, cortadores con contrato, con frigoríficos, todo en regla. Sospecho algún interés oculto de gc, negación de a pag
Eva Hace 2 meses
Son ustedes unos sin vergüenzas. Esta marca de jamon de la que ustedes publican la foto nada tiene que ver con la noticia.
Administrador Hace 2 meses
Ha sido un error al poner la foto que ya ha sido subsanado. Disculpe las molestias.