Salud

Sólo una siesta a la semana ya reduce el riesgo de infarto o ictus

65ymás

Martes 10 de septiembre de 2019

1 minuto

Una mayor frecuencia semanal no tiene un mayor benefico asociado

Siesta

La siesta diurna es una práctica común en muchas partes del mundo, incluida la región mediterránea. Una siesta corta, de menos de media hora, parece relacionarse con potenciales beneficios sobre la salud como la mejora del estado de alerta, la mejora del rendimiento y la función cognitiva, así como una reducción del riesgo de mortalidad.

Que dormir la siesta -en su justa medida- es beneficioso ya había quedado acreditado en diversos estudios. Ahora, una nueva investigación publicada en la revista Heart confirma su beneficio para reducir reducir el riesgo de sufrir un ataque cardíaco o un derrame cerebral e introduce la variable frecuencia en la ecuación.

Dormir la siesta ayuda a controlar la hipertensión

Y es que los responsables de la investigación, científicos del Hospital Universitario de Lausane (Suiza), concluyen que una siesta diurna una o dos veces por semana es suficiente, mientras que una mayor frecuencia o la duración de las mismas no tienen un mayor beneficio asociado.

Así pues, la siesta ocasional, una o dos veces por semana, se asoció con una reducción a la mitad en el riesgo de ataque o accidente cerebrovascular y de insuficiencia cardíaca (48%) en comparación con aquellos que la incluyeron entre sus hábitos. Eso sí, hay que tener en cuenta que se trata de un estudio observacional y no se puede establecer causalidad, aunque los datos son reveladores.

Siesta

Duración de la siesta

Respecto a la duración ideal, algunos expertos aseguran que alrededor de 25 minutos es suficiente para impregnarse de sus elementos positivos. Sin embargo, puede haber matices. En un artículo publicado en The Wall Street Journal, se especifica que en función del tiempo que le dediquemos a este hábito los beneficios varían.

Así, entre 10 y 20 minutos es ideal para recuperar energía y funcionar bien el resto del día. Si dormimos 60 minutos, favorecemos la memoria, en concreto el recuerdo de hechos, lugares o caras. Y si llegamos a los 90 minutos, estimulamos la creatividad, la memoria emocional o procedimental.

Cuánto debe durar la siesta para realmente sea beneficiosa
0

No hay comentarios ¿Te animas?