Sociedad

Un 60% de los trabajadores de las residencias de Madrid se han contagiado de coronavirus

65ymás

Sábado 24 de octubre de 2020

4 minutos

Entre un 20 y un 30% se han marchado a trabajar a hospitales u otros centros públicos, asegura CCOO

El arma secreta de Asturias para combatir el coronavirus en las residencias de mayores
65ymás

Sábado 24 de octubre de 2020

4 minutos

Entre el 50 y el 60 por ciento de los empleados de las residencias de mayores de la Comunidad de Madrid se han contagiado de coronavirus y entre un 20 y un 30 por ciento de las auxiliares de enfermería de los geriátricos se han marchado a trabajar a hospitales u otros centros públicos. Así lo ha indicado este viernes la secretaria de Política Social y Diversidad de Comisiones Obreras (CCOO) de Madrid (@CCOOMadrid), Ana González Blanco, en la comisión de investigación sobre residencias y Covid-19, llamada a petición del Grupo Parlamentario de Más Madrid.

Según ha explicado, los contagios entre empleados fueron superiores en los geriátricos privados, que son el 80 por ciento del total. Y aunque las plantillas ya estaban "mermadas" por las infecciones y las cuarentenas, hubo una fuga de profesionales de Enfermería de residencias privadas a públicas y sobre todo a hospitales, ya que los demandaban, puesto que con el cambio mejoraban salarial y laboralmente, "y también en reconocimiento social".

La sindicalista ha indicado que en las residencias privadas los servicios de prevención no funcionaron, se aplicaron ERTEs y en muchas no se llegó a considerar como accidente laboral el contagio por Covid, "y por eso muchas trabajadoras, enfermas en abril, vieron mermados sus salarios". "Y hubo represalias, porque cuando los familiares dejaron de ser testigos de las residencias, los únicos testigos fueron los trabajadores y los sindicatos", ha denunciado.

Y es que, según ha explicado González Blanco, en geriátricos hay un modelo de gestión "claramente privatizado", en el que se aplican ratios de empleados distintos respecto a la pública, y sus trabajadores tiene "precarias condiciones de trabajo, con 970 euros brutos al mes, turnos excesivos, altísima parcialidad". "Esto también ha favorecido la extensión del virus, porque muchas de estas empleadas hacen varias residencias para complementar salario", ha apuntado.

 

Vuelta "obligada" a las residencias en plena ola de rebrotes: "No sabemos qué hacer, es indigno"

 

La compareciente ha confirmado que el impacto de fallecidos en residencias ha sido "enorme" en general, "pero con claras diferencias entre lo público y lo privado". "No tenemos datos oficiales porque no los han publicado debido a la gran opacidad y la falta de transparencia de las Políticas Sociales y en general de la crisis. Pero el impacto del Covid en las públicas fue del 11 por ciento de las plazas disponibles. Y en las privadas el 14 por ciento", ha señalado.

En la misma línea, ha relatado que en el punto álgido de la pandemia los equipos de protección individual (epis) escaseaban, sobre todo en los centros privados, donde mandaban a limpiar en casa EPIs y uniformes. "La falta de mascarillas y test para clasificar a residentes fue caótico. Semanas antes (del estado de alarma) las trabajadores se llevaban mascarillas y pero en los centros les pedían que las quitaran porque asustaban a los residentes. En cambio las públicas contaron con materiales antes de las privadas", ha desgranado.

Además del grado de infección entre los trabajadores, también sufrieron un "estrés máximo". "Personas que llevaban conviviendo con mayores 15 o 20 años, los vieron morir en soledad. Esto ha supuesto un estrés y una carga emocional y física tremenda. Se llevaban muchas veces le virus a sus casas y una carga afectiva durísima", ha relatado la sindicalista.

Origen multifactorial en la entrada del virus

La secretaria de Política Social de CCOO Madrid ha recalcado que pidieron desde el inicio de la crisis que las residencias tuvieron prioridad sanitaria para contener el virus, pero el Covid entró ya acabó con la vida de unos 6.000 residentes, según datos regionales.

La interviniente ha destacado que hubo muchos factores que permitieron la entrada del coronavirus en los geriátricos. "Son espacios vulnerables, que conviven personas de edad avanzada y patologías avanzadas. Había familiares que entraban en las residencias, la persona que llegaba con furgoneta a repartir la comida, los trabajadores iban a trabajar, sin materiales de protección, y venían en transportes hacinados. Son multifactoriales", ha explicado.

Entre otro motivos, González Blanco también ha expuesto la "descoordinación" entre las Consejerías de Sanidad y Políticos Sociales, "tradicionales aquí" y parcialmente resueltos, a su juicio, con la llegada del mando único por el Gobierno de España. También ha criticado que no se hicieron test a plantillas hasta junio a trabajadores porque se priorizaron a los residentes.

La responsable sindical ha manifestado también que sí se aplicaron protocolos para impedir el ingreso de residentes en hospitales, "especialmente en centros privados" en el punto álgido de la pandemia, aunque ya en una segunda fase, a finales de abril, sí se dieron mecanismos de coordinación con los equipos de Atención Primaria, "que está muy deficitaria". "No creemos que las residencias tengan que convertirse en UVIs, pero si el hospital de Ifema que desmontó Ayuso a bombo y plantilla podía ser una opción para ello", ha esgrimido.

Contra la desatención en las residencias y de los servicios sociales

Críticas a los protocolos

La interviniente en la comisión también se ha quejado de que los protocolos antiCovid en las residencias "llegaron tarde", ya que en un primer momento la Consejería de Política Sociales estaba "desbordada". "El primer protocolo fue el 22 de marzo, que tuvieron que rehacer por la orden ministerial. Hubo comunicación pero no llegó a concreción. Nuestros planteamientos no se recogieron en esos protocolos", ha sostenido.

"Las competencias de gestión siempre han sido competencia de la comunidad autónoma. El plan de choque llegó tarde, palió y contuvo relativamente. Las residencias privadas la situación fue dramática hasta el verano. El primer mes y medio fue fundamental en los centros privados. Hubo carencia de EPIs, aquello fue caótico. Incluso cuando llegaban esas mascarillas dadas por la Comunidad y Ayuntamientos eran pocas. Hubo también un fracaso en los modelos de prevención", ha sentenciado.

Por todo ello, la secretaria de Política Social de CC.OO. Madrid ha reclamado una Mesa del Diálogo Social para cambiar el modelo de cuidados y de residencias. "Hay que construir unos centros amables, donde se garantice la convivencia, cercanos, y con los estándares de calidad de la pública en la privada. Un modelo territorializado y de transformación porque si está solo sostenido por la gestión privada no es la más adecuada", considera.

Escribe tu comentario aquí 0
0

No hay comentarios ¿Te animas?