Sociedad

El Alzheimer le robó la memoria, pero su hijo mantiene con sus fotos vivas sus historias

65ymás

Foto: Tony Luciani

Miércoles 3 de febrero de 2021

4 minutos

Tony Luciani convierte a Elia, su madre nonagenaria enferma, en la musa de sus fotografías

El Alzheimer le robó la memoria, pero su hijo mantiene con sus fotos vivas sus historias
65ymás

Foto: Tony Luciani

Miércoles 3 de febrero de 2021

4 minutos

Cuando Tony Luciani, un artista canadiense, se enteró hace ya siete años de que su madre Elia había sido diagnosticada de Alzheimer se sintió abrumado. "No me parecía la madre con la que había crecido, solo una frágil y diminuta, anciana. Me sentí solo y abandonado, lidiando con un ser querido que parecía derrotado", confiesa en varias entrevistas que ha concedido a lo largo de estos últimos años. Sin embargo, un día, por casualidad, todo cambió. Su madre, entonces de 91 años, se convirtió en su musa, sirviéndole a ella para salir del letargo en el que se encontraba.

Tony, que hasta entonces trabajaba con pintura al óleo y dibujo al carboncillo, había comprado una cámara. Frente a un espejo, mientras bloqueaba el paso al único baño de la casa, se encontraba probando todos los botones y menús de su nuevo equipo. La voz frágil de Elia le pidió que despejara el camino. "Cinco minutos, mamá, por favor". Mientras esperaba, el reflejo de Elia apareció en el espejo. "Ella comenzó a hacer un pequeño baile, agitando sus manos detrás de mí. No creo que se diera cuenta de que tenía la cámara en el trípode y estaba fotografiando todas esas tonterías. Seguí disparando", recuerda.

 

Tony y Elia Luciani

 

Fue en ese momento cuando se dio cuenta de que Elia no le tenía miedo a la cámara, todo lo contrario, y que sentía alegría cuando la fotografiaban. Durante cuatro años, Tony comenzó a documentar el viaje de su madre a través de la demencia en una serie llamada MAMMA: Mientras tanto. Los dos tomaron fotografías en el estudio de la casa de Tony en Durham, Ontario. Las fotos, principalmente en blanco y negro, eran una representación visual de lo que se siente al vivir y luchar contra la demencia. Pero también sacaron un lado mucho más lúdico: las historias de la infancia de Elia.

“Vi a mi madre feliz. Se sentía querida y necesitada", afirma. Y en lugar de sentirse solo como el cuidador de su madre, Tony también se sintió como un compañero de juegos y socio en un proyecto que los emocionó a ambos. "Quería documentar sus sentimientos, pensamientos e historias antes de que todo se olvidara y se perdiera para siempre", explica. "Gracias a eso, gané un poco de tranquilidad sobre la idea de ser un cuidador a tiempo completo. Mi madre se convirtió en mi hija y el humor se convirtió en nuestro juguete. La diversión hizo que todo fuera sorprendentemente hermoso", añade.

Ahora Elia tiene 98 años. Ya hace tiempo que Tony no publica ninguna imagen de ella, pues su enfermedad ya está en una fase muy avanzada. Sin embargo, no habrá Alzheimer que pueda borrar los años que ambos compartieron jugando con la cámara en una historia ya documentada para siempre.

 

Tony y Elia Luciani
Tony y Elia Luciani
Tony y Elia Luciani
Tony y Elia Luciani
Tony y Elia Luciani
Tony y Elia Luciani
Tony y Elia Luciani
Tony y Elia Luciani
Tony y Elia Luciani
 

Puedes ver todo el trabajo de Tony Luciani AQUÍ