Sociedad

Amnistía Internacional: "En las residencias belgas se violaron los derechos humanos de los mayores"

65ymás

Miércoles 18 de noviembre de 2020

1 minuto

"Las residencias y sus mayores residentes fueron abandonados por las autoridades", denuncia la ONG

Amnistía Internacional: "En las residencias belgas se violaron los derechos humanos de los mayores"
65ymás

Miércoles 18 de noviembre de 2020

1 minuto

En un devastador Informe de Amnistía Internacional se asegura que durante los primeros meses de la pandemia Covid-19,  en Bélgica "se violaron los derechos humanos de los residentes en las residencias de mayores". Según la ONG, las autoridades belgas "abandonaron" a miles de ancianos que murieron en estos centros.

“Los resultados de nuestra investigación nos permiten afirmar que las residencias y sus residentes fueron abandonados por nuestras autoridades hasta que esta tragedia fue denunciada públicamente y pasó lo peor de la primera fase de la pandemia”, dijo Philippe Hensmans, director de Amnistía Internacional Bélgica.

Conviene recordar que Bélgica, con tan solo 11,5 millones de habitantes, es uno de los países europeos más castigados por el coronavirus​ con, según datos del gobierno, ha tenido más de 531.000 casos confirmados y más de 14.000 muertes por Covid-19 y, durante la primera ola, la mayoría, casi el 70%, de los fallecimientos por la enfermedad se registraron en las residencias de la tercera edad. O lo que es lo mismo, prácticamente la mitad que en España, pero con 35 millones de habitantes menos, tan solo un 24%, que en nuestros país.

"Mi madre no había bebido agua durante 10 días"

Denuncian que un hospital tardó 7 días confirmar un positivo de COVID

“Al comienzo de la crisis, las autoridades belgas sabían muy bien que los residentes de de estos centros eran particularmente vulnerables al virus,. por lo que, al igual que en los hospitales, una respuesta rápida y específica era vital. Pero nada de esto se vio. De hecho, todo lo contrario ”, describe Amnistía Internacional.

Según Amnistía Internacional, en al menos dos casos pudieron confirmar muertes por negligencia en las residencias. Uno de ellos parte de la declaración de una persona que llamaba a la residencia de su madre todos los días. “Siempre eran muy optimistas. Me decían que estaba en su habitación, que comía y estaba relajada. Pero cuando pude volver a visitarla entré a su habitación y estaba muerta. Llamé a un médico y me dijo que estaba completamente deshidratada y que su nivel de sodio era peligrosamente alto. No había bebido agua durante al menos 10 días", asegura.

El Informe de Amnistía Internacional denuncia la situación de aislamiento de los mayores ingresados ante la imposibilidad de que los familiares entrasen en las residencias para comprobar su estado y asegura que "muchos de los mayores que sobrevivieron fueron sometidos a un trato vejatorio que no respetaba sus más elementales derechos como seres humanos". De hecho, se relatan casos de malos tratos hacia los mayores y medidas de aislamiento abusivas.

No obstante, en defensa de los trabajadores de los centros, Iris De Mol, responsable del departamento de políticas de atención a personas mayores de la Asociación de Municipios Flamencos, ha declarado a Amnistía Internacional que "fue muy doloroso para el personal ver la diferencia entre los escasos materiales que tenían y la ropa y materiales que usaban los trabajadores de hospital para atender a los pacientes con Covid-19. No tenían mascarillas FPP2 y se ponían en peligro solo por cuidar a los residentes”.

"Las imágenes de España e Italia impactaron"

La pandemia colapsa los hospitales de Madrid

En cualquier caso, Bélgica tuvo en la primera ola de la pandemia una de las mayores tasas de mortalidad más altas del mundo. Sin embargo, mientras las residencias estaban totalmente superadas los hospitales del país resistieron la crisis y sus UCIs nunca alcanzaron su capacidad máxima de 2.000 camas, denuncia por su parte Vincent Fredericq, secretario general de la Federación de Residencias de Mayores de Bélgica (Femarbel), para quien "muchos residentes que necesitaban asistencia médica se quedaron atrás".

“Todos en el país quedaron impactados por las imágenes de los hospitales italianos y españoles”, explica Vincent Fredericq antes de asegurar, "estas situaciones influyeron mucho en las decisiones de tuvieron un gran impacto de las autoridades federales que desde el principio anunciaron que era absolutamente necesario evitar sobrecargar los cuidados intensivos. Pero las residencias han sido relegadas a una segunda línea y los residentes y el personal han sido sufrido las consecuencias. Son las víctimas".  

En el resumen del Informe de Amnistía se llega a la conclusión de que “a pesar de estas terribles condiciones, el gobierno solo tomó medidas cuando la información comenzó a filtrarse al público y eso no sucedió hasta que pasó lo peor. Las pruebas periódicas, una protección crucial contra la transmisión de la Covid-19, solo comenzaron a realizarse en agosto".

Escribe tu comentario aquí 0
0

No hay comentarios ¿Te animas?