Sociedad

¿Cuándo hay que cambiar la hora en 2019?

Victoria Herrero

Domingo 3 de marzo de 2019

3 minutos

Este año podría ser el último en el que tengamos que hacerlo

El cambio de hora influye más de lo que pensamos (Creative commons)
Victoria Herrero

Domingo 3 de marzo de 2019

3 minutos

El último cambio obligatorio de hora será el próximo 31 de marzo de este 2019. O al menos eso dicen. A partir de ese día, cada país decidirá con qué horario se queda; si con el de verano o con el de invierno. Y es que todavía faltan unos meses, hasta abril, para comunicar a la Comisión Europea la decisión que hayan tomado.

De este modo, atrás pueden quedar las dudas a la hora de adelantar los relojes una hora cuando comienza la primavera para luego, meses después, retrasarla 60 minutos con el inicio de la estación otoñal.

Fue el pasado verano cuando las autoridades europeas llevaron a cabo una consulta popular en la que preguntaron a los ciudadanos de cada país en qué horario deseaban vivir. Más de 4,6 millones de personas votaron y una amplia mayoría, un 84% (95% en los casos de Finlandia y Polonia) elegían acabar con esa molestia de tener que estar cambiando todos los relojes de la casa dos veces al año.

Cambio de hora en Europa (Pixabay)

¿Qué hora deberíamos tener en España?

Ahora, todo está en manos de los estados miembros de la Unión Europea, que tendrán que tomar la decisión en menos de tres meses. Acabamos así con una polémica que, año tras año, se sucede en corrillos de bares, amigos y centros de trabajo. ¿Para qué sirve el cambio de hora? Y es que son muchos los que argumentan que España se encuentra, actualmente, en un huso horario que no le corresponde.

Para buscar una explicación debemos remontarnos a la época de Franco. Una orden de cambio en la que se refería a la “conveniencia de que el horario nacional marche de acuerdo con el de otros países europeos”. Oportunamente se avisaría de la vuelta al horario previo, continuaba. Sin embargo, han pasado 78 años y seguimos con la misma hora que ven los alemanes en su reloj. Según el secreto a voces, ese cambio de hora se debía a una deferencia de Franco hacia Hitler.

Lo cierto es que el huso horario de nuestro país debería ser otro si atendemos al meridiano de Greenwich, ya que la mayor parte de la península ibérica se encuentra dentro de la zona determinada por esa imaginaria línea adoptada a modo de referencia para cuadrar los horarios de todo el planeta.

Sea como fuere, lo cierto es que tanto cambio de hora no obedece tan solo a cuestiones políticas, sino que altera nuestra salud. Según expertos, esa hora de más o de menos que experimentamos en dos momentos del año afecta en nuestro ritmo biológico. Cansancio, problemas estomacales o envejecimiento de la piel son algunas de las consecuencias que sufrimos.