Cultura

Málaga acoge una exposición sobre la obra de un escultor único: Pedro de Mena

Marco Herrera

Sábado 20 de abril de 2019

2 minutos

El Palacio Episcopal acoge la obra del escultor andaluz, a la que han contribuido desde todo el país

Presentación en el Palacio Episcopal de Málaga de la exposición sobre la obra de Pedro de Mena (Diocesis de Málaga)

Hasta el 14 de julio el Palacio Episcopal malacitano acogerá la exposición Granatensis malacae, organizada por la Diócesis de Málaga, la cual reúna 63 piezas del escultor Pedro de Mena. La muestra monográfica se centra en la carrera del artista granadino que pasó gran parte de su vida en la capital de la Costa del Sol. En ella también colaboran el Ayuntamiento de Málaga, la Diputación de Málaga, la Fundación Unicaja y Unicaja Banco.

Muestra

Esta exposición ha sido la actividad seleccionada para conmemorar el quinto aniversario del palacio como centro de divulgación cultural y religioso. Entre las esculturas expuestas, destacan obras procedentes de todo el territorio español, como la Magdalena Penitente y San Francisco de Asís de la Catedral de Toledo. Con 25 de estas esculturas se han llevado a cabo trabajos de restauración de cara a esta muestra, potenciando su valor y dejando al descubierto sus características originarias.

El valor de la muestra ha aumentado al conocer las investigaciones realizadas sobre Pedro de Mena por parte de Lázaro Gila Medina en la Universidad de Granada o la primera monografía sobre el artista publicada por el comisario de esta muestra, José Luis Romero Torres. Hasta ahora, solo la Catedral de Málaga hace 30 años había organizado una exposición sobre el artista, del que en los últimos años se han hecho adquisiciones de sus obra por parte de prestigiosos museos como Metropolitan de Nueva York o el Museo de Arte de San Diego.

Junto con la exposición se celebrarán actividades paralelas, como conciertos y conferencias que tendrán como protagonistas a historiadores del arte, catedráticos y conservadores.

Pedro de Mena

Nacido en Granada, fue alumno de su padre Alonso de Mena y de Alonso Cano. Su primer éxito notable lo logró en el trabajo para el convento de San Antonio Granada, incluyendo figuras de San José, San Antonio de Padua, San Diego, San Pedro Mentara, San Francisco y Santa Clara.

En 1658 firmó un contrato para obras escultóricas en los puestos del coro de la catedral de Málaga, que se prolongó durante cuatro años. Otras destacadas son estatuas de la Virgen, el niño y San José en Madrid, las figuras policromáticas en la iglesia de San Isodoro, la Magdalena y el Gertrudlis en la Iglesia de San Martín (Madrid), la crucifixión en Nuestra Señora de Gracia (Madrid), la estatuilla de San Francisco de Asís en Toledo, y de San José en la iglesia de San Nicolás en Murcia. Mena viajó a Madrid en 1662. 

Entre 1673 y 1679 trabajó en Córdoba y alrededor del 1680 estuvo en Granada, donde esculpió a una Virgen de mediana longitud y un niño sentado para la iglesia de Santo Domingo. Mena murió en Málaga, ciudad donde pasó la mayor parte de su vida, y donde tuvo un estudio de escultura durante 30 años hasta su muerte en 1688.

0

No hay comentarios ¿Te animas?