Sociedad

El agua del Cantábrico alcanza ya la temperatura del Mediterráneo

65ymás

Lunes 12 de agosto de 2019

2 minutos

En julio se registraron 22 grados en varias playas de esta costa

Playa de La Concha en verano (Creative commons)

Zambullirse en el mar Cantábrico este 2019 cuesta menos que en veranos anteriores. El pasado mes de julio se registraron 22 grados en varias playas de esta costa, un grado más que los valores medios alcanzados en el mismo mes de 2018, lo que hace que la temperatura del agua sea ya muy similar a la del Mediterráneo, según informa El Correo.

Aunque hay años más fríos y otros más cálidos, desde hace cuarenta años, el agua más próxima a la superficie ha experimentado un aumento constante de 0,24 grados por década, según informan los expertos de Azti y de la UPV. Las temperaturas extremas que se registran durante las olas de calor en el período estival son las responsables directas de dicho aumento.

Consejos de seguridad si vas con tus nietos a la piscina o la playa

Este incremento en las temperaturas ya ha registrado consecuencias devastadoras en la fauna y la flora marina. Los campos de algas rojas conocidas como Gelidium sufren desde 1997 una decadencia total. Su explotación por parte de la industria alimenticia y cosmética ha hecho que muchas praderas hayan desaparecido y que apenas queden matojos de lo que un día fue una de las plantas marinas más valoradas.

El 'oro rojo', que fue como se conocía a la acumulación de este alga en la costa cantábrica y que más tarde las empresas convertían en agar-agar, una gelatina vegetal que se utilizaba para crear tejidos y alimentos, forma ya parte casi del pasado. Con su pérdida también han desaparecido los ricos ecosistemas que generaban. Pulpos, lubinas, julias, estrellas de mar o crustáceos eran algunas de las especies que encontraban en esta vegetación marina uno de sus lugares habituales de abrigo.

Cómo evitar que la piel se pele después de tomar el sol

La fauna también sufre consecuencias directas. Muchas especies tradicionales desaparecen o desplazan su zona de puesta hacia zonas más frias, como el verdel que lo ha hecho 16 kilómetros hacia al norte. La llegada de especies propias de zonas más cálidas, como Canarias, es cada vez mayor. Se constata la presencia de peces ballesta, globo o voladores. Además, el bonito adelanta su llegada al Golfo de Bizkaia.

El calentamiento del mar no es algo exclusivo del Cantábrico, sino que es un fenómeno global que lleva a que muchas de nuestras especies, como el chicharro, el lenguado o el rodaballo estén presentes en el Mar del Norte. Una tendencia al alza que se mantiene constante y que ha hecho que los científicos lancen la voz de alarma.

0

No hay comentarios ¿Te animas?