Sociedad

Expertos calculan que meter a 20 niños en un aula implica más de 800 contactos cruzados en dos días

65ymás

Viernes 14 de agosto de 2020

1 minuto

Según la ministra de Educación, Isabel Celaá, estos grupos son asimilables a los convivientes

Expertos calculan que meter a 20 niños en un aula implica más de 800 contactos cruzados en dos días

En pocos días comienza "la vuelta al cole" pero, ¿se están tomando medidas para que sea segura y no se disparen los brotes en las aulas? Por ahora, se están perfilando protocolos pero algunas propuestas, como la de la ministra de Educación, Isabel Celaá, que pretende que los niños en los cuatro primeros años de Educación Primaria no lleven mascarilla y no deban guardar distancias al ser las clases espacios similares a grupos de convivientes, parece que podrían entrañar un serio peligro a la hora de prevenir contagios. 

Y es que, según publica El País, un estudio hecho por investigadores de la Universidad de Granada demuestra que los contactos en las aulas sin protección no serían todo lo seguros que podrían parecer, aunque los mismos niños se vean todos los días y no haya rotación de alumnos.

bigstock group of preschool kids and te 14764592

 

Así, el problema principal es que no sólo están interactuando entre niños, sino que los estudiantes tienen hermanos, que muchas veces van también al colegio, además de padres y madres y otros familiares que pueden ver al volver a casa.

El resultado: en un sólo día de convivencia, de media, según los cálculos matemáticos de los expertos, cada niño estaría expuesto a 74 personas y, al cabo de dos días, se habrían mantenido en el aula 808 contactos cruzados, únicamente teniendo en cuenta las relaciones sin mascarilla.

Asimismo, según cuenta a El País el responsable del estudio, al tercer día la cifra subiría a 15.000 contactos para una clase de unas 20 personas. Y, si la cantidad de alumnos aumenta, por ejemplo, a 25, el número de contactos también se dispara.

Por ello, en caso de infección, un sólo contagio pondría en peligro a decenas de personas y podría generar un brote de grandes dimensiones.

Algo, que hace pensar que, si no se usan métodos de protección, deberían implementarse medidas alternativas de prevención para, en caso de darse un positivo, actuar con celeridad para no tener que cerrar la escuela.

Por ahora, comenta el científico a El País, hay, a pocos días de que comience el curso, muchas incógnitas de cómo se están preparando para estas situaciones.

Escribe tu comentario aquí 0
0

No hay comentarios ¿Te animas?