Sociedad

Cuatro muertos tras una fuerte explosión en el centro de Madrid

65ymás

Foto: Pablo Recio

Jueves 21 de enero de 2021

9 minutos

La deflagración, por un escape de gas, ha ocurrido en el número 98 de la calle Toledo

Fuerte explosión en el centro de Madrid
65ymás

Foto: Pablo Recio

Jueves 21 de enero de 2021

9 minutos

ACTUALIZADO

Cuatro personas han muerto y varias han resultado heridas a consecuencia de la explosión registrada minutos antes de las 15 horas del miércoles 20 de enero en el edificio de la calle Toledo número 98 de Madrid, en el barrio de La Latina. La deflagración, que ha destrozado cuatro plantas del inmueble propiedad del Arzobispado de Madrid, se ha producido cuando un operario revisaba la caldera del edificio.

Las víctimas mortales son: una mujer de 85 años que transitaba por la calle en el momento de la deflagración, un hombre de 45 años que trabajaba en el edificio de enfrente, el técnico de calderas y un sacerdote.

La Archidiócesis de Madrid ha informado a primera hora de este jueves de la muerte del sacerdote Rubén Pérez Ayala por las heridas sufridas a causa de la explosión de una residencia sacerdotal situada en el número 98 de la calle Toledo de la capital, elevando a cuatro las víctimas mortales.

Según ha informado la propia Archidiócesis en su cuenta de Twitter, el sacerdote de 36 años habría fallecido a las 1:42 horas de la madrugada de este jueves después de haber sido trasladado al hospital por las heridas.

Pérez Ayala fue ordenado sacerdote por el arzobispo de Madrid, el cardenal Carlos Osoro, el pasado mes de junio tras formarse en el seminario Redemptoris Mater de Madrid. La parroquia de Virgen de la Paloma, según ha apuntado la institución, era el primer destino como sacerdote de Pérez Ayala.

Por su parte, el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha enviado a través de su cuenta personal en Twitter su pésame a la familia de Javier, albañil natural de La Puebla de Almoradiel (Toledo), fallecido en la explosión de un bloque de viviendas en la calle Toledo de la capital madrileña.

Según apunta el líder del Ejecutivo autonómico, Javier, de 45 años, fallecía por la onda expansiva de la explosión mientras se encontraba trabajando en el edificio de enfrente. "Estamos consternados por este terrible suceso", asegura el líder del Ejecutivo autonómico.

Además, hay un total de 10 heridos leves. También han trasladado en una ambulancia del Samur-Protección Civil al hospital Ramón y Cajal a una mujer con crisis de ansiedad y a un varón con un traumatismo craneoencefálico leve. Asimismo, han evacuado al Clínico a un hombre de 29 años con fractura de peroné, que se encuentra en pronóstico reservado. Una ambulancia del Summa-112 ha trasladado por su parte a un varón de 27 años, con herida en el tobillo, a la Fundación Jiménez Díaz, para exploración completa. Su pronóstico es reservado.

El resto han sido asistidos en los dos puestos sanitarios avanzados montados en la zona por el Samur y no han necesitado traslado hospitalario. Entre ellos hay dos policías nacionales con heridas leves, que luego han acudido al centro médico Nuestra Señora de América para una revisión completa. Y también un niño del colegio anexo con un pequeño corte.

 

Explosión en Madrid
Explosión en Madrid

 

En una intervención a los medios en la zona, el alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida, ha indicado que la deflagración se ha debido a un escape de gas, que ha destrozado al menos cuatro plantas de ese inmueble, que se ha incendiado por dentro. No obstante, los Bomberos del Ayuntamiento no han entrado dentro porque se podría producir un embalsamiento de gas que derrumbaría todo el edificio y la idea es que se produzca una derrumbe controlado.

Según ha apuntado el alcalde, no se han producido víctimas ni en la residencia de mayores cercana, cuyos usuarios han sido evacuados al hotel de enfrente, ni tampoco en el colegio anexo. Los Bomberos están evaluando si ha habido daños estructurales en dichos edificios, ya que han caído cascotes al patio del centro educativo.

 

 

En el edificio anexo se encuentra la residencia Los Nogales La Paloma, pero la explosión no ha afectado a ninguno de los 58 usuarios que viven allí. 

El hotel de enfrente y bares de la zona han dado cobijo a los mayores en los primeros instantes tras la deflagración. "Si alguien tiene familiares en el centro de mayores de la calle Toledo y quiere contactar estamos con ellos a resguardo en los bares cercanos", han escrito desde la cuenta del Café Pavón, en el 9 de la calle Embajadores. También se han ofrecido a facilitar la comunicación entre las personas mayores y sus familiares.

 

 

Desde el Grupo Los Nogales también han confirmado a través de Twitter que todos los mayores se encuentran en perfecto estado y que han sido trasladados al cercano Hotel Ganivet: "Para la tranquilidad de las familias de residentes y trabajadores de Los Nogales La Paloma, no hay que lamentar víctimas ni heridos a consecuencia de la gran explosión en el edificio contiguo. Los residentes han sido trasladados a un hotel para garantizar su seguridad".

 

 

Más tarde, todos ellos han sido trasladados a la Residencia Los Nogales Pontones (Calle de Cobos de Segovia, 4) y a la Residencia Los Nogales Imperial (Calle de Sta. María la Real de Nieva s/n).

 

 

También cercano se encuentra el colegio La Salle, pero afortunadamente tampoco hay heridos entre los escolares –salvo el niño que ha sufrido un pequeño corte– que allí estaban en sus clases. La nieve que cubre todavía el patio ha evitado una desgracia, dado que un día normal los alumnos estarían en el recreo.

Parte de los escombros del edificio afectado por la deflagración han caído al patio de este colegio, vacío debido a la nieve aún sin derretir que dejo la borrasca 'Filomena'. Tras la explosión, los alumnos han sido evacuados. En un comunicado colgado en su cuenta de Twitter, la dirección del colegio ha confirmado que todos los alumnos y los profesores han resultado ilesos de la explosión.

 
Explosión en Madrid
Explosión en Madrid

 

La explosión ha destruido tres de las cinco plantas del edificio propiedad del Arzobispado y que es una residencia sacerdotal en la que viven varios sacerdotes.

 

Punto exacto en el que se ha producido la explosión (Google Maps)

La caldera del edificio estaba siendo revisada

La Policía Nacional descarta en un principio un artefacto explosivo o un atentado como causa de la deflagración. Las primeras hipótesis apuntan que la explosión se ha producido "de dentro hacia afuera". Y se baraja que se debió a un problema de la caldera del inmueble que en ese momento estaba siendo revisado y explotó. Luego, como consecuencia del gas almacenado se produjo una segunda deflagración, la más importante.

En el lugar de los hechos se encuentra el ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska; la presidenta regional, Isabel Díaz Ayuso; el delegado del Gobierno en Madrid, José Manuel Franco; el alcalde de la capital, José Luis Martínez Almeida; el jefe superior de la Policía de Madrid, Jorge Manuel Marti; y el director de la Agencia de Seguridad y Emergencias de Madrid (ASEM 112), entre otras autoridades políticas y de seguridad. Todos se han reunido en un puesto de mando improvisado para evaluar y coordinar los efectos de lo ocurrido.