Sociedad

La razón por la que deberías cortar las gomas de las mascarillas antes de tirarlas

65ymás

Jueves 23 de julio de 2020

1 minuto

Un vídeo invita a reflexionar

La razón por la que deberías cortar las gomas de las mascarillas antes de tirarlas

La pandemia del coronavirus ha provocado que las mascarillas hayan pasado en unos pocos meses a formar parte de nuestra realidad cotidiana como un complemento imprescindible cada vez que salimos a la calle. En España su uso es obligatorio en prácticamente todas las comunidades autónomas.

En el caso de que optemos por mascarillas desechables, para deshacernos de ellas, tal y como señal la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), hay que tirarlas en el contenedor de restos, el de la basura habitual, no al marrón de restos orgánicos ni al amarillo de envases. Es la manera correcta de tirarlas sin que ello suponga un problema ambiental. En ningún caso se pueden arrojar tampoco al inodoro por los atascos que podría generar.

Ahora, un vídeo compartido por el diario británico The Independent nos revela un detalle que quizás no habíamos tenido en cuenta a la hora de deshacernos de las mascarillas. En las imágenes puede verse cómo una gaviota se ha quedado atrapada con sus patas entre las gomas de una mascarilla. Dos veterinarios cortan estas cintas y señalan que ambas patas se le han hinchado y tendrá que ser tratada con antiinflamatorios. Así pues, este vídeo nos invita a reflexionar sobre la necesidad de cortar las gomas de nuestras mascarillas cuando las tiremos a la basura.

Ya en el pasado se pidió desde distintos foros que se cortaran las anillas de plástico que sujetan las latas de cervezas o refrescos para evitar que los animales queden atrapados en ellas. Sin embargo, desde Ecoembes señalan que "si bien es una tarea que no está de más, si reciclamos estas anillas correctamente, es decir, en el contenedor amarillo de plásticos y envases, y al estar fabricadas con un material fotodegradable, no es estrictamente necesario cortarlas".

0

No hay comentarios ¿Te animas?