Internacional

97 años del descubrimiento de la tumba de Tutankamón: ¿qué hay de cierto en su historia?

Verónica Mollejo

Foto: Bigstockphoto

Lunes 4 de noviembre de 2019

2 minutos

Tutankamón, perteneciente a la dinastía XVIII, reinó en Egipto únicamente durante nueve años

Tutankamón

El 4 de noviembre de 1922, el arqueólogo y egiptólogo inglés Howard Carter descubrió la tumba del célebre faraón egipcio Tutankamón, que pasó a la posteridad por ser la mejor conservada del Valle de los Reyes, una monumental necrópolis que guarda los sepulcros de los faraones del Imperio Nuevo.

Lo que Carter halló en el interior de este mausoleo dejó atónito a todo su equipo: un ajuar funerario que no solo llamó la atención de los científicos por su estado, sino por la riqueza de los objetos encontrados, símbolo de la sofisticación de la vida del Antiguo Egipto. Seis carros de madera revestida con oro, más de 130 bastones de ébano, plata y marfil, lujosos trajes de la época, infinidad de armas, joyas y amuletos e incluso alimentos. Sin olvidar su imponente máscara funeraria o el templete canópico.

Este valioso hallazgo creó alrededor de la figura de Tutankamón una imagen de hombre valeroso y justo que hizo grandes cosas por el país durante su reinado. Una historia totalmente infundada, pues su papel como faraón apenas duró nueve años y fue intrascendente comparado con otros grandes reyes. ¿Qué otros mitos sobre Tutankamón todavía perduran?

Tumba de Tutankamón

No murió asesinado

Aunque esto reste atractivo a su historia, lo cierto es que Tutankamón no fue asesinado. Una teoría que surgió debido al fuerte golpe en la cabeza que presentaba la momia del faraón. Sin embargo, estudios posteriores revelaron que la causa de la muerte fue una simple fractura de pierna que provocó una infección mortal, que acabó con su vida a los 19 años.

Fruto de una relación incestuosa

Al contrario de lo que siempre hemos creído, Tutankamón no era un joven fuerte y robusto, sufría una grave enfermedad ósea y además fue diagnosticado de malaria. ¿El motivo? Los investigadores apuntan a la relación incestuosa de sus padres, que eran hermanos de sangre.

Se casó con su hermana

En la época era algo normal, por eso la relación entre Tutankamón y su esposa tardó varios años en trascender. Después de ascender al trono y con solo nueve años, el joven tuvo que casarse con su hermana Anhesenamon, hija de su padre Akenatón y la famosa reina Nefertiti. Además, se sabe que la pareja tuvo dos hijas que murieron tras el parto, pues en la tumba del faraón había restos momificados de dos bebés.

La maldición de Tutankamón

Siguiendo las supersticiones que los periódicos de la época propagaron tras el descubrimiento de la tumba de Tutankamón, el equipo responsable de su hallazgo sufrió varios infortunios que la sociedad vinculó a una maldición. En primer lugar, el canario de Howard Carter fue devorado por una cobra, un animal conocido como el guardián de los faraones.

Además, el mecenas de la expedición murió en un accidente de tráfico en El Cairo unos meses después. Sin olvidar el gran apagón que sumió a la ciudad en una gran oscuridad ese mismo año. Da igual que esto fuera algo común en 1923, todo el mundo lo achacó a la terrible maldición de Tutankamón.

0

No hay comentarios ¿Te animas?