Sociedad

Llega una ola de frío polar a España: desplome de temperaturas y heladas

65ymás

Viernes 25 de septiembre de 2020

4 minutos

Un frente atlántico, bautizado como 'Odette', llega a la Península Ibérica

Llega una ola de frío polar a España: desplome de temperaturas y heladas

Un frente atlántico, bautizado como 'Odette', comenzará a atravesar la Península Ibérica desde el noroeste y durante el primer fin de semana del otoño provocará una estrepitosa caída de las temperaturas, que bajarán hasta 10 o 15 grados por debajo de lo normal para estas épocas del año, además de dejar lluvias y en las zonas montañosas del norte, las primeras nevadas de la estación, según ha informado la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET).

El portavoz de la AEMET, Rubén del Campo, ha explicado a Europa Press que el episodio de tiempo adverso terminará el domingo, aunque el sábado se iniciará una ligera mejoría.

Las temperaturas comenzarán a descender por el norte, aunque este jueves todavía subirán en el sur de Andalucía e incluso en algunos puntos de la provincia de Málaga se superarán los 34 e incluso los 35 grados centígrados a consecuencia de los vientos terrales. También llegarán a esos valores en el interior de la Región de Murcia.

Las temperaturas, según el portavoz, bajarán "claramente" este viernes cuando la situación meteorológica estará marcada, por un lado en el Atlántico por un anticiclón de las Azores que se va a ir robusteciendo y se acercará a España y, por otro lado, un área de bajas presiones sobre las Islas Británicas, que se irá desplazando hacia Europa Continental.

De ese modo, entre ambos sistemas de presión se ocasionará una gran diferencia baromética, de presión, por lo que se crea un pasillo por el que se canalizan vientos muy intensos del noroeste, que serán "húmedos y fríos para la época", porque los vientos arrastrarán una masa de aire polar procedente de latitudes muy altas, más allá del Círculo Polar Ártico, que "va a llegar directamente hasta hasta la Península Ibérica".

Así, Del Campo señala que la situación se traducirá en que, como los vientos llegarán húmedos y fríos y las capas altas de la atmósfera vienen acompañados por cierta inestabilidad, se producirán precipitaciones "intensas y persistentes" el viernes y el sábado en Galicia, las comunidades cantábricas, especialmente en el País, Vasco y norte de Navarra y Pirineos.

En general, las montañas de la cordillera Cantábrica, norte de los Pirineos y también norte del Sistema Ibérico retendrán la mayor parte de la nubosidad. Al otro lado de esas "murallas orográficas", las lluvias serán menos frecuentes, aunque aún así el viernes también podrá llover "algo" en puntos de Castilla y León y podría haber algunas tormentas en Cataluña y Baleares.

También lloverá en el entorno del Sistema Ibérico, en el norte de Burgos, La Rioja, pero en el resto del país el ambiente será seco, con intervalos nubosos como mucho.

El domingo seguirá lloviendo en el Cantábrico y en Pirineos, aún de forma persistente, pero probablemente ya se acumulará menor cantidad de precipitación que los dos días anteriores.

El sábado, también se producirá un descenso térmico acusado y generalizado en la Península y Baleares, especialmente en el nordeste, donde la bajada puede ser de hasta 10 grados centígrados respecto al viernes.

En concreto, ha subrayado que el viernes las temperaturas máximas se quedarán en amplias zonas de la mitad norte por debajo de 15ºC e incluso en algunos puntos de la meseta norte, Navarra, Aragón, serán incluso cercanas a diez grados por debajo de lo normal para estas fechas.

Llega un aola de frío polar a España: desplome de temperaturas y heladas

 

Igualmente también se quedarán frías las temperaturas mínimas, ya que por la noche se esperan heladas en cotas altas de Pirineos, de la Cordillera Cantábrica y en el sistema Ibérico. Precisamente, las precipitaciones serán sólidas, es decir, en forma de nevada a partir de 1.400 a 1.800 metros de estos sistemas montañosos e incluso se podrán acumular hasta 10 centímetros de nieve en el Pirineo de Huesca y de Lérida a partir de 1.400 metros.

Se trataría, según el portavoz de una "cantidad inusual a cotas tan bajas en un otoño recién estrenado", --comenzó este martes a las 15.31 horas-- .

El día más frío será este viernes, excepto en el sur de Andalucía y Murcia, donde los vientos terrales colocarán el termómetro por encima de 30 o de 32 grados centígrados. En esas áreas todavía se registran noches tropicales.

Pero a partir del sábado, ha adelantado que sucederá "lo contrario", ya que bajarán los termómetros en estas zonas y en Baleares, aunque tanto en el sur de Andalucía como en Baleares, las temperaturas todavía serán más altas de la normal.

Mientras descienden en ese área, por el contrario subirán en el resto del la Península, aunque el sábado y el domingo todavía los termómetros en general alcanzarán valores frescos para la época, pero serán de entre 3 y 5ºC por debajo de lo normal, sobre todo en el norte.

La próxima semana comenzará con las temperaturas en ascenso y se recuperarán los valores normales para esta época, incluso el martes o el miércoles hará calor en el tercio sur peninsular.

Otra de las características meteorológicas que marcarán el fin de semana será el viento, que el viernes soplará con rachas muy fuertes del noroeste en la mayor parte del país y se espera fuerte oleaje en el Cantábrico, donde el viento puede provocar olas de cinco a siete metro y las rachas en tierra podrán superar los 90 kilómetros por hora.

Por su parte, en el valle del Ebro soplará el cierzo, que seguirá acelerando desde la cabecera hasta la desembocadura, de modo que las rachas alcanzarán los 70 a 90 kilómetros por hora en Álava, Navarra y La Rioja e incluso serán algo más altas en zonas de montaña. En el resto de Aragón y Cataluña se podrán registrar rachas de viento de 100 kilómetros por hora.

En la comunidad catalana y en Baleares las rachas serán de similar intensidad y las olas podrán alcanzar hasta cuatro metros de altura. En Menorca hasta podrán registrarse olas de cinco metros y las rachas de viento podrán superar los 100 kilómetros por hora e incluso no se descarta alguna racha huracanada, es decir, que supere los 120 kilómetros por hora en puntos expuestos de las islas, sobre todo en los picos montañosos y en los cabos, el viernes.

El sábado el viento todavía soplará con fuerza en el noroeste peninsular y en Baleares, mientras que el domingo, aunque habrá rachas intensas se irán en general amainando de cara a la primera mitad de la próxima semana.

La situación tenderá a remitir, aunque continuarán las lluvias en el extremo norte peninsular. En el resto, el tiempo será "seco" en general, con cielos soleados y temperaturas que subirán hasta que se acerquen a los valores normales.

0

No hay comentarios ¿Te animas?