Sociedad

La dura realidad de Luisi Ameztoy, la mujer de Karlos Arguiñano: "No sale de casa por la pena"

María Bonillo

Foto: Instagram: @karlos_arguinano

Viernes 1 de octubre de 2021

8 minutos

"Se nos está haciendo muy largo, esta historia está siendo dura de verdad"

La dura realidad de Luisi Ameztoy, la mujer de Karlos Arguiñano: "No sale de casa por la pena"
María Bonillo

Foto: Instagram: @karlos_arguinano

Viernes 1 de octubre de 2021

8 minutos

Karlos Arguiñano celebra este lunes su 73 cumpleaños, motivo de celebración para toda su familia y seguidores. Con una trayectoria dedicada a los fogones y un estilo singular caracterizado por el humor, se ha convertido en uno de los cocineros más populares de España. 

Sin embargo, este día de celebración se empaña por las recientes noticias sobre su situación personal que se han conocido en los últimos meses: su preocupación por su esposa, María Luisa Ameztoy Alfaro, de 71 años.

La pandemia del coronavirus sigue afectándonos a pesar del tiempo que ya hemos superado. Las experiencias que hemos vivido el último año no se olvidarán fácilmente: la distancia social, el miedo al contagio, la pérdida de amigos y familiares... Hemos avanzado, gran parte de la población está vacunada, pero el riesgo no ha desaparecido y la "normalidad" verdadera aún se ve lejana

María Luisa se muestra incapaz de salir de casa por miedo, y Arguiñano mostró en una reciente entrevista al programa Dos parejas y un destino de TVE, su preocupación por ello. "Se nos está haciendo muy largo, esta historia está siendo dura de verdad. Luisi, mi mujer, no sale de casa por la pena. Me dice 'tú sales mucho'", a lo que añadió que llevaban once meses sin ver a sus nietos, pese a vivir en la misma ciudad. 

 

"Mi mujer ha sido capitana toda la vida"

Luisi, como la llaman en la familia, ha sido siempre la "capitana", afirmaba Arguiñano. Con solo nueve años, Luisi ya ayudaba a su madre a repartir pescado en su negocio. Trabajadora desde pequeña, su madre le inculcó la idea de la importancia del trabajo. También la mandó a París para que pudiera aprender idiomas. Allí consiguió independizarse, ganando su propio dinero trabajando de au pair en un colegio donde ejerció de limpiadora hasta que cumplió los 15 años, momento en que regresó a su casa, dejando los estudios para ayudar con la difícil situación económica por la que pasaba la familia, según informa El Español

Pero Luisi siempre ha sido "muy echada para adelante", y no temió asumir ciertos riesgos. Trabajó duro y, finalmente, consiguió crear su primer restaurante, que más tarde se convirtió en hotel. Pero incluso ese éxito empresarial estuvo afectado por la pérdida de los dos hijos que esperaban: "Los dos primeros se nos murieron, con siete meses se nos murieron los dos niños. Siete meses y nacieron muertos. Y mi mujer lloraba y lloraba, con razón, claro. Y yo animándola: 'Tranquila, que tienes un pedazo marido, esto lo vamos a volver a intentar las veces que haga falta'. Y luego vinieron otros seis, y una que tengo adoptada, ya somos siete. Todos emparejaos, todos con hijos menos mi hija, que tiene pareja pero no tienen niños... y ahora me toca aprenderme los nombres", explicaba Arguiñano en El Hormiguero el pasado verano.

La difícil vida de Luisi y la forma en que ha salido adelante ha marcado a su familia, y lo seguirá haciendo, sus propios hijos lo reconocen: "La verdad es que nuestra madre ha sido el alma mater de toda la empresa desde el principio. Es 'la jefa', la que sostuvo toda la gestión cuando mi padre se fue a Argentina o cuando debía dedicarse casi de lleno a la producción de sus micros en televisión", explicó su hijo Martín a Check in News Córdoba

Sobre el autor:

María Bonillo

María Bonillo, periodista.

… saber más sobre el autor