Alimentación

Arguiñano enseña un truco para pelar los tomates y dejarlos perfectos

Marta Vicente

Jueves 19 de agosto de 2021

4 minutos

La técnica del cocinero es muy eficaz y sencilla

Arguiñano enseña un truco para pelar los tomates y dejarlos perfectos
Marta Vicente

Jueves 19 de agosto de 2021

4 minutos

Para refrescarnos el verano, tomamos gazpachos y salmorejos, hacemos ensaladas fresquitas y zumos a base de tomates o 'pantumaca'. Sin embargo, no es tan agradable la elaboración de estos deliciosos platos, ya que la tarea de pelar tomates puede resultar toda una pesadilla. Para que no desistas en tu empeño, te traemos el truco de Karlos Arguiñano, para limpiar y pelar los tomates y dejarlos perfectos. 

El cocinero vasco comienza explicando en su programa Cocina Abierta de Antena 3 que, para pelar y limpiar a la perfección el tomate, debemos escaldarlo. Primero, hay que "quitar el corazón con una puntilla" y hacer una pequeña cruz con el cuchillo en el culo del tomate para, después, introducirlo en una olla cuando el agua empiece a hervir. 

Consejos para pelar tomates más rápido Foto: bigstock

Unos 20 o 30 segundos más tarde, lo sacamos y retiramos la piel con los dedos. Se quitará sola y sin necesidad de usar cuchillo.

A continuación, Arguiñano lo corta en trozos con un cuchillo y, con una cucharilla, va quitando las pepitas.

Beneficios del tomate

Es una de las verduras más versátiles de nuestra cocina. Se puede consumir crudo de muchas maneras diferentes: en ensaladas, en sopas frías, untado en una rebanada de pan, o en zumo. También cocinado: frito, al vapor, guisado, al horno, relleno, etc. Esta versatilidad hace que sea fácil de introducirlo en casi todos los menús.

El tomate es uno de los alimentos más versátiles

Otro de sus beneficios es su poder antioxidante natural. Contiene glutatión, tripéptido que favorece la eliminación de ciertas toxinas; hierro, muy saludable para el buen estado de la sangre; así como vitamina K, que ayuda a controlar los niveles de coagulación de la sangre. También licopeno, un pigmento químico del grupo de los carotenoides, encargados de dar ese color rojo.

Además, su contenido en agua es del 94,5%, por lo que su consumo nos permite mantenernos bien hidratados, algo fundamental, sobre todo, en verano.

Por otro lado, tiene unas 22 Kcal por cada 100 gramos, es fuente de energía y ayuda a mantener la línea. Su acidez, que varía según la variedad de tomate (raf, de rama, verde, rojo, corazón de buey, cherry…), estimula el apetito y las secreciones gástricas, lo que favorece la digestión.

¿Cómo se lavan las frutas y verduras?

A la hora de lavar las frutas y verduras, la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición recomienda ponerlas siempre bajo el chorro del grifo, aunque después vayas a pelarlas, porque así evitas que la contaminación pase del cuchillo al alimento. Para limpiar algunas frutas y verduras, puedes usar unos cepillos específicos que solo uses para esta tarea. Es el caso de las frutas de cáscara dura, como el melón o la sandía, y verduras como el calabacín y el pepino. Tras lavarlas, sécalas con papel de cocina.

Además, si vas a comer fruta cruda con piel, verdura cruda (lechuga, espinacas…) o verdura cruda con piel (pepino), sumérgelas durante cinco minutos en agua potable con una cucharita de postre de lejía (4,5 ml) por cada 3 litros de agua. Después, acláralas con abundante agua corriente. La lejía que uses para esta tarea debe estar etiquetada como “apta para la desinfección de agua de bebida”.

Sobre el autor:

Marta Vicente

Marta Vicente Carmona es Graduada en Periodismo por la Universidad Rey Juan Carlos y Máster de Marketing Digital y en Edición y Postproducción Digital. Es redactora especializada en temas de sociedad y salud y tiene experiencia como Community Manager.

… saber más sobre el autor