Mayores

Karlos Arguiñano: "La mayoría valoramos a los mayores y los que no lo hacen están equivocados"

Juan Bautista González Martínez

Lunes 1 de marzo de 2021

5 minutos

Karlos Arguiñano: " La mayoría valoramos a nuestros mayores y los que no lo hacen están equivocados"
Juan Bautista González Martínez

Lunes 1 de marzo de 2021

5 minutos

a tu lado

Karlos Arguiñano (@karguinano) llegó al mundo en la localidad guipuzcoana de Beasáin hace 72 años y lo cierto es que este cocinero, comunicador, actor, escritor y empresario es uno de los personajes más populares y queridos del país y necesita poca o ninguna presentación. Solo recordaremos que en 1978 abrió su hotel restaurante en Zarauz, templo gastronómico y auténtica joya arquitectónica, y que su tremenda fama se fraguó hace ya tres décadas cuando en 1991, un año después de conducir un programa culinario en ETB, presentó en TVE un espacio diario de cocina, El menú de cada día, que tomó el relevo del mítico Con las manos en la masa. Pero hoy hemos querido hablar con el chef de referencia de los telespectadores españoles sobre las personas mayores.

Karlos Arguiñano: " La mayoría valoramos a nuestros mayores y los que no lo hacen están equivocados"

PREGUNTA: ¿Tienes personas mayores en tu familia?

RESPUESTA: Hasta el año pasado mi madre todavía estaba viva, pero ahora ya mi mujer y yo somos los mayores de la familia.

P.: Cuando fuiste niño y adolescente, ¿qué relación tenías con tus abuelos? ¿piensas que te aportaron cosas valiosas que te han servido a lo largo de tu vida?

R.: Con los padres de mi padre no tuve mucha relación, pero con los de mi madre, sí. Tuve la suerte de convivir bastante con ellos, de hecho cada domingo íbamos desde Beasain al caserío donde vivían situado en un barrio de Beasain que se llama Salbatore. Incluso algunos veranos, pasaba largas temporadas con ellos.

P.: ¿Puedes rescatar de tu memoria un recuerdo entrañable de tu relación con ellos?

R.: Estoy hablando del siglo pasado. En aquellos tiempos económicamente vivíamos al límite. Mi padre era taxista y mi madre modista, pero a pesar de ello, en mi casa no había mucho dinero. Como os he dicho anteriormente cada domingo nos montábamos en el taxi y nos acercábamos a visitarles… o mejor dicho nos acercábamos a comer. Recuerdo la ensaladilla, las sopas, el conejo en salsa… todo elaborados con productos de temporada y de cercanía. Como veis, lo de valorar la comida me viene de muy atrás. También recuerdo las charlas y las partidas de cartas frente al fuego bajo…

P.: ¿Crees que la sociedad actual valora suficientemente a las personas mayores?

R.: Creo que sí, que la mayoría valoramos a nuestros mayores y los que no lo hacen, están equivocados. Todos los que estamos aquí es gracias a ellos. Gracias a su trabajo y tesón han sido capaces de sacar sus familias adelante.

P.: El término “edadismo” define la discriminación por razones de edad. ¿Crees que existe esta discriminación en nuestra sociedad?

R.: No se debe generalizar, pero sí que es verdad que muchas veces se asocia la edad avanzada con fragilidad, dependencia o deterioro físico y mental. Pero, aunque ese sea el caso, no significa que no se pueda seguir viviendo con dignidad y formando parte de la sociedad. Para que esto sea posible, creo que, la sociedad y los órganos pertinentes deberían tener en cuenta las peculiaridades de cada individuo y proporcionar las ayudas y servicios que realmente necesita. Espero que la sociedad vaya adaptándose a las necesidades de la gente. Por cierto…, el otro día vi un reportaje en televisión sobre unas viviendas en las que conviven mayores y jóvenes. Los alquileres están a buen precio y el único compromiso es que mayores y jóvenes realicen actividades en común. Iniciativas como éstas es lo que necesitamos.

P.: En una profesión como la tuya, ser un veterano ¿es un activo o una limitación? ¿cómo lo percibes tú?

R.: Creo que es un activo positivo. Con 50 años de oficio, se sabe mucho. Para mí no hay nada cómo poder compartir con todo el mundo todos los conocimientos adquiridos a lo largo de toda mi vida.

P.: Conservamos todavía el dolor y el estupor por el elevado número de fallecimientos que ha provocado la pandemia del virus COVID-19 entre las personas de más edad. ¿Consideras que esta vulnerabilidad ha contribuido de alguna manera a enturbiar la imagen de las personas mayores en general en nuestro país, homogeneizando al colectivo, como si todas las personas mayores fueran vistas como seres indefensos?

P.: Respecto a la pandemia y a los fallecimientos, tanto de jóvenes como de mayores, sólo puedo decir que está siendo terrible.

P.: ¿Qué te parece esta campaña de sensibilización social sobre el valor de las personas mayores en nuestra sociedad? ¿la consideras necesaria?

P.: Todo lo que sirve para revalorizar la figura de nuestros mayores (entre los que me incluyo), me parece muy positivo.

P.: La asociación nacional UDP (Unión Democrática de Pensionistas) te ha pedido tu colaboración en la difusión de una próxima campaña de sensibilización social para dignificar y poner en valor a las personas mayores en España. ¿por qué has aceptado colaborar en ella?

P.: Porque me parece una buena iniciativa.