Sociedad

Málaga telemonitorizará los contadores de agua de los mayores para detectar posibles incidencias

María Bonillo

Foto: Europa Press/Bigstock

Martes 9 de agosto de 2022

5 minutos

Permitirá prevenir situaciones de riesgo por inundación o posibles caídas en el baño

Málaga telemonitorizará los contadores de agua de los mayores para detectar posibles incidencias. Foto: Europa Press
María Bonillo

Foto: Europa Press/Bigstock

Martes 9 de agosto de 2022

5 minutos

El Ayuntamiento de Málaga, a través del Área de Derechos Sociales y la Empresa Municipal de Aguas de Málaga (EMASA), y la Junta de Andalucía, a través de la Agencia de Servicios Sociales y Dependencia de Andalucía, ha impulsado un proyecto para la telemonitorización de los contadores de agua de los usuarios y usuarias del servicio de Teleasistencia, que permitirá detectar posibles consumos inusuales en sus hogares, según indica el Ayuntamiento en una nota. 

Se trata de un proyecto piloto, enmarcado en un convenio suscrito entre el Consistorio y la Junta de Andalucía para la mejora de la atención a las personas que forman parte de este servicio, y presentado el pasado miércoles 3 de agosto por los concejales de Derechos Sociales y Sostenibilidad Medioambiental y Emasa, Francisco Pomares y Gemma del Corral, respectivamente, junto al director gerente de la Agencia de Servicios Sociales y Dependencia de Andalucía, Victor Manuel Bellido Jiménez.

Esta iniciativa permitirá, según indican, avanzar en el modelo de Teleasistencia hacia una "atención proactiva" que ayude a predecir posibles riesgos que puedan sufrir las personas mayores y dependientes. También permitirá dar respuesta a posibles emergencias que puedan presentarse, prestando un servicio centrado en las personas y sus necesidades particulares.

 

Málaga telemonitorizará los contadores de agua de los mayores para detectar posibles incidencias. Foto: Bigstock

Detectar consumos inusuales o situaciones de riesgo

Desde el Ayuntamiento explican el caso de EMASA, que mantiene un parque de contadores de 234.439 unidades, de las cuales, cerca de un 40% (90.000 unidades) está constituido por contadores electrónicos en lectura remota y de ellos 40.000 unidades ya emiten sus datos a diario a los sistemas centrales de EMASA directamente. Estos datos se procesan y analizan con un software específico (Motor de Cálculo de Sospechas - MCS) que la empresa ha puesto en producción hace unos meses, con el objetivo de mejorar la gestión del servicio del agua.

Así, a través del análisis del histórico de consumo del usuario, el MCS determinará una pauta de consumo característica para el hogar en estudio, siendo posible alertar de cualquier anomalía que se detecte en las lecturas que emite el sistema.

Esta capacidad desarrollada en el MCS es la que ha permitido esta colaboración, que tiene como objetivo identificar, a través del análisis de los datos de los contadores, posibles consumos inusuales que puedan indicar la necesidad de ayuda, y emitir en consecuencia una alerta al Servicio de Atención de la Telasistencia (SAT) y/o Servicios Sociales Comunitarios del Ayuntamiento de Málaga para contactar con estos hogares.

En definitiva, se trata de determinar consumos inusuales, como un consumo excesivo de agua o, al contrario, un bajo consumo, que a su vez permitirán prevenir situaciones de riesgo por inundación, detectar posibles caídas en el baño, ausencias prolongadas..., es deicr, cualquier situación que hagan sospechar que la persona usuaria necesita asistencia. Si ocurre, EMASA transferirá una alerta al Servicio de Atención de la Telasistencia (SAT) para que contacte con un domicilio y determine posibles situaciones de riesgo. En este caso, el SAT aplicará el protocolo de contacto con personas de referencia de esa vivienda, y si no es posible localizarlas, se contactará con los Servicios Sociales Comunitarios del Ayuntamiento de Málaga, que movilizarán sus propios recursos: Servicio de Ayuda a Domicilio y Servicio de Emergencias Sociales. Si, aún así, no pudiese localizarse a las personas de la vivienda y controlar la situación de riesgo, estos servicios municipales informarán al SAT para la derivación al teléfono de emergencia 112.

La fase inicial tiene una duración prevista de entre 12 y 18 meses, y comenzará con el cruce de datos para conocer qué viviendas de personas usuarias de la Teleasistencia son usuarias de EMASA y cuentan con telecontador instalado. A partir de ahí, se hará una evaluación conjunta del proyecto para estudiar su continuidad y determinar el pase a la segunda fase del proyecto, en la cual se prevé el diseño de un procedimiento de comunicación que permita mantener actualizado el listado de hogares de personas usuarias del servicio de Teleasistencia, que sean también usuarias de EMASA y dispongan de telecontador. Por último, trabajarán para detallar la información que será transferida entre las partes para que puedan ser analizada desde el Servicio Andaluz de Teleasistencia y se puedan definir nuevas alertas.

Sobre el autor:

María Bonillo

María Bonillo, periodista.

… saber más sobre el autor